A Carol Bartz, la CEO del famoso buscador, la despidieron por teléfono. La empresa no levanta en ganancias y no son pocos los inversionistas que están esperando el momento para comprar barato. ¿Se podrá salvar el Google de los noventa? Por Federico Willoughby Olivos.

  • 22 septiembre, 2011

A Carol Bartz, la CEO del famoso buscador, la despidieron por teléfono. La empresa no levanta en ganancias y no son pocos los inversionistas que están esperando el momento para comprar barato. ¿Se podrá salvar el Google de los noventa? Por Federico Willoughby Olivos.

Cuando, a mediados de 2007, Jerry Yang asumió como CEO de Yahoo!, lo primero que hizo fue juntar a las 500 personas más importantes de la empresa y llevárselas a un sorpresivo retiro espiritual. Grande fue la sorpresa de todos cuando se dieron cuenta de que el guest speaker era nada menos que Steve Jobs. Sí, tal cual. El hombre de los chalecos negros había accedido a darles una charla a los empleados de Yahoo!

Claro, era el hombre perfecto para tan delicado momento, considerando que –después de haber sido despedido de Apple– volvió a la empresa y la convirtió en una de las organizaciones de mayor valor bursátil del mundo. Pues bien, las palabras de Jobs no sirvieron mucho y Yang, a finales de 2008, fue despedido por haber sido incapaz de subir el alicaído valor de la empresa y, sobre todo, por haberse negado a vender la compañía a Microsoft: algo que el directorio no le perdonó.

Para reemplazarlo llegó Carol Bartz, la CEO estrella de Autodesk, empresa que levantó y reestructuró con éxito, enfocándola en un nicho específico: arquitectos y diseñadores. Conocida por su carácter fuerte y su capacidad de generar y dominar el cambio, era para muchos la persona que Yahoo! necesitaba. En sus primeros meses despidió a 1.600 empleados y optimizó completamente la empresa; cortó con las fiestas gratis y otros beneficios que eran parte de la cultura de la puntocom más famosa de los noventa.

Lamentablemente, su trabajo no fue suficiente. Pese a todas esas modificaciones, no fue capaz de aumentar las ganancias y el directorio (del cual Yang es parte) le pidió la renuncia por teléfono.

Así las cosas, la pregunta viene de cajón: ¿qué va a pasar con Yahoo?

Hasta el momento no hay nada claro, pero son varios los rumores que apuntan a que Jerry Yang estaría interesado en comprar la empresa y en cierta forma emular lo que Jobs hizo en Apple. Aunque Yang tiene más de mil millones de dólares para invertir, la cifra no es suficiente, por lo que estaría buscando socios para conseguir el capital necesario. Y bueno, entre otros interesados suenan Microsoft y AOL.

En tanto, entre los accionistas no son pocos los que piden la renuncia del directorio. La empresa no está en su mejor momento, pero todavía tiene un tráfico de millones de personas y sus servicios de correos y el sitio de noticias son de lo mejor que ofrece Internet. Habrá que esperar, pero todo indica que la opción es vender o conseguir un nuevo súper CEO. Y no, Jobs no está disponible.


Startup
Delicious no está muerto

¿Le suenan los nombres de Chad Hurley y Steve Chen? Estos dos tipos fueron los que crearon YouTube y se lo vendieron a Google por 1.600 millones de dólares. Ya sin tanto trabajo en el sitio de videos (Google está desesperado tratando de hacerlo rentable y no los puso a cargo, porque consideró que no eran los indicados para esa tarea), los dos emprendedores están apostando por darle vida a uno de los servicios que Yahoo! decidió liberar en su rees-tructuración. Fanáticos (como muchos usuarios de Internet) de Delicious, un sitio que permite que los usuarios compartan links, le hicieron una oferta personal a Jerry Yang para quedarse con él. Y en eso están: mantendrán el mismo nombre y piensan lanzar una nueva versión de la página a fines de año. Están seguros de que puede ser el buscador que las redes sociales están anhelando hace rato.


Links

Billguard.com. Una capa extra de seguridad online nunca está de más y eso es lo que entrega este servicio. Uno ingresa los números de sus tarjetas y el servicio scanea los estados de cuenta para ver si hay algún tipo de fraude. Lo hace comparando los gastos con lugares donde se hayan reportado estafas. Tatt.ly. Cientos de tatuajes para mirar, comparar y diseñar. Este sitio se especializa en vender diseños temporales, que duran sólo un par de días y sirven para todos aquellos que no quieren casarse para siempre con un tatuaje. Triplingo.com. Esta aplicación se especializa en enseñar 7 idiomas a través de cualquier aparato Apple. No trata de adiestrar en la lengua completa, sino en lo básico, de acuerdo a las necesidades del viaje. Una pequeña encuesta del motivo, lugar y de la propia personalidad del usuario permiten que la aplicación se concentre en explicar solamente lo necesario y lo que se va a utilizar.

Futuro

Yoori Koo. Yoori Koo toma una idea simple y la convierte en genial. Pensando en que usar protectores para los celulares va a ser la norma muy pronto, le hace una pequeña variación y los convierte en el mejor compañero del bolsillo. Billetes, papeles, los audífonos y lápices son parte de las cosas que se podrían llevar cómodamente junto al teléfono. Lamentablemente, por ahora es sólo un prototipo.