Un nuevo estudio basado en el testeo genético de 150.000 personas encontró una rara mutación que protege incluso a gente con sobrepeso de la diabetes tipo 2. El efecto es tan pronunciado –la mutación reduce el riesgo en dos tercios– que promete convertirse en el nuevo objetivo para desarrollar una droga que imite el efecto […]

  • 3 marzo, 2014

Woman Removing Blood from Her Finger for a Blood Test

Un nuevo estudio basado en el testeo genético de 150.000 personas encontró una rara mutación que protege incluso a gente con sobrepeso de la diabetes tipo 2. El efecto es tan pronunciado –la mutación reduce el riesgo en dos tercios– que promete convertirse en el nuevo objetivo para desarrollar una droga que imite el efecto de esta mutación.

La mutación destruye un gen usado por las células del páncreas donde la insulina es creada. Quienes tienen la mutación parecen crear un poco más de insulina y tienen ligeramente menos niveles de glucosa por el resto de sus vidas.

Pfizer, que ayudó a financiar el estudio, y Amgen, que tiene una compañía cuya información jugó un rol clave en la investigación, están empezando programas que buscan desarrollar drogas que actúen como la mutación. Timothy Rolph, el vicepresidente de Pfizer, aclaró que puede tomar de 10 a 20 años lograr perfeccionar una droga después de este descubrimiento.

Lee la noticia completa en The New York Times.