Aunque todavía está en fase experimental y sólo ha sido probada con ratones, según un estudio, la dieta ayudaría a combatir una de las formas más agresivas de cáncer de mama y el de crecimiento más rápido, llamado “triple negativo”. Según el experimento, que acaba de ser publicado en la revista médica Breast Cancer Research […]

  • 27 mayo, 2014

cancer-mama-foto-abc

Aunque todavía está en fase experimental y sólo ha sido probada con ratones, según un estudio, la dieta ayudaría a combatir una de las formas más agresivas de cáncer de mama y el de crecimiento más rápido, llamado “triple negativo”.

Según el experimento, que acaba de ser publicado en la revista médica Breast Cancer Research and Treatment, al reducir el acceso a la comida a los ratones, entregándoles un 30% menos de calorías, sus células cancerosas redujeron su producción de microRNAs 17 y 20. Este biomarcador es una señal de metástasis en este tipo de tumores. Sin embargo, la producción aumentaba cuando se les dejó comer con libertad, sin ningún tipo de restricción a la comida. De acuerdo a Nicole Simone, profesor del Departamento de Oncología Radioterápica de la Universidad Thomas Jefferson, de alguna manera, “la dieta proporciona cambios epigenéticos” que protegieron a los ratones de la metástasis.

Lee la noticia completa en ABC.es