Considerando emisiones directas e indirectas, los asistentes del festival son los que generan la mayor cantidad de huella de carbono en el evento, los que son compensados con bonos de carbono.

  • 12 marzo, 2019
Este año, el festival Lollapalooza contará por primera vez en su historia con un escenario energizado en un 100% con energía solar. Esto forma parte de diversas iniciativas sustentables que buscan minimizar los impactos negativos del festival, a través de un plan de sostenibilidad. Uno de ellos, es la hella de carbono, cuyo 70% es generado por los asistentes del evento.
“En lo que respecta a emisiones, el escenario solar genera una reducción de la huella, al reducir las emisiones del evento”, señala la sub gerente de arte y sustentabilidad de Lotus, Paloma Chicharro. “De no ser por los paneles, ese escenario habría estado energizado a través de un grupo electrógeno que funciona con diesel como combustible. Si consideramos que la planta solar va a generar 748 kWh durante los 3 días del festival, eso equivale a dejar de emitir cerca de 3.300 kg de CO2 a la atmósfera”, dice.
Chile será el primer país que cuente con este escenario sustentable, llamado Stage Aldea Verde by Engie. El escenario contará con la potencia de un campo de 240 paneles solares desplegados para el funcionamiento de audio, luces y pantallas.

El escenario solar Aldea Verde by Engie contará con la potencia de un campo de 240 paneles solares desplegados para el funcionamiento de audio, luces y pantallas del escenario durante todo el festival, demostrando la potencia y utilidad de este tipo de energía para distintas industrias.

Donde antes se ubicaba la Aldea Verde se levantará el nuevo Food Garden con espacios de descanso y zonas lounge, para disfrutar de las opciones gastronómicas que ofrecerá el lugar con distintos stands. Además, en el mismo lugar estará ubicado el Escenario Callejeros a cargo de la Fundación Lotus, cuya curatoría estará compuesta exclusivamente por músicos que llevan su música a distintos puntos de la ciudad.