El producto estrella de la dieta chilena podría experimentar un alza de un 20% de su valor. Virginia de María, La Panadera y Pan Mostacho comparten tres fórmulas para cocinarlo en casa.

  • 8 abril, 2020

Dobladitas, de Virginia de María

«Esta receta me fascina porque es un típico pan chileno con una forma inconfundible y queda excelente con palta o mantequilla. Si nos animamos a preparar un pebre, aún mejor», dice.

Ingredientes:

-1 cucharadita de levadura seca

-1 cucharadita de azúcar

-1 cucharadita de harina

-1 1/2 taza de agua tibia

-3 tazas de harina sin polvos de hornear

-200 gramos de manteca

-2 cucharaditas de sal

Preparación

Mezclar la cucharadita de levadura seca con la de de azúcar y de harina. Agregar agua tibia hasta tener una mezcla cremosa. Dejar reposar en un lugar tibio. En un bol o sobre la mesa poner las 3 tazas de harina sin polvos de hornear y hacer un agujero en el centro. Aparte derretir 200 gramos manteca con dos cucharaditas de sal . En el centro de la harina agregar la mezcla de levadura, empezar a mezclar, por el borde añadir la manteca derretida. Empezar a amasar incorporando agua tibia ( 1
1/2 tazas aproximadamente) hasta tener una masa muy suave. Empezar a darle forma haciendo círculos del tamaño de una mandarina, estirar con uslero, doblar por la mitad y luego en cuartos. Dejar en una lata con papel mantequilla. Dejar reposar mientras se calienta en horno a 180 C. Pinchar las dobladitas con tenedor y hornear 25 a 30 min hasta que estén levemente doradas.

Pan de molde, Fran Leyton de tienda La panadera

«Lo recomiendo porque es un muy fácil de hacer, combina con todo y puede durar hasta 5 días».

Ingredientes:

500 gr harina
300 leche
20 mantequilla
10 azucar .
10 sal
2.5 gr levadura fresca
1 huevo para pintar

Preparación:

Disolver la levadura en la leche. Colocar la harina en forma de corona y, en medio la leche con la levadura , azúcar y mantequilla. Mezclar todo con hasta que esté bien integrado, reposar una hora en refrigerador tapado.
Volcar la mezcla en la mesa incorporar sal y amasar 10 minutos a mano. Una vez terminado el amasado la masa estará lisa. Colocar en un bowl, tapar y llevar al refrigerador durante 8 horas o toda una noche.
Al terminar las 8 horas en el refrigerador, sacar la masa del bowl, poner sobre la mesa y aplastar con la palma de la mano para formar un rectángulo. Así se va a sacar el gas. Enrollar hasta que quede como un tubo. Poner la masa en un molde para queque rectangular o un molde de «pan de molde». Tapar y dejar leudar unas dos horas a temperatura ambiente o hasta que duplique su tamaño. Luego, Pintar con huevo mientras se precalienta el horno a 220 grados celcius. Con humedad (puedes ponerle agua con un roceador al comienzo del horneo) cuando el pan entra bajar el horno a 200º y hornear 35 minutos. ¡Y listo!

Pan rústico, Pierre Sauré de panadería Pan Mostacho

«Con Álvaro Saavedra recomendamos esta receta porque el pan de larga fermentación es un pan que está hecho con un cultivo de bacterias que lo hace más digestivo, más nutritivo, saludable y lo puedes comer a diario. Su durabilidad es mayor a uno industrial o de bolsa, o también uno de corta fermentación -como hallulla o marraqueta- que se endurecen rápido. Los panes de masa madre duran más tiempo y tienen las mismas propiedades del vino o el queso: fermentaciones con bacterias saludables para el organismo».

Ingredientes: 

-600 gramos de harina de trigo (si tienes de fuerza mejor, si no, no te preocupes. Harina sin polvos servirá)

-400 gramos harina integral (Nosotros usamos 200 de centeno y 200 de Sarraceno, pero cualquier harina integral te puede servir)

-700 gramos de agua

-300 gramos de masa madre (MM) (Si no tienes hay varias opciones: haz tu masa madre o la noche anterior a hacer esta receta mezcla 150 gramos de harina y 150 gramos de agua, ponle un gramo de levadura y mezcla. Déjalo fermentar toda la noche a temperatura ambiente)

-20 gramos de sal

Receta:

En un recipiente pon las harinas y el agua y mezcla bien hasta que te quede una pasta sin grumos. Cúbrelo con plástico y déjalo reposar 4 horas plegando la masa sobre sí misma cada 1 hora. Así le vamos dando fuerza a la masa lo que influirá en el volumen final de la pieza. Luego agrega el fermento (MM) a la masa y mezcla. Trata de incorporarlo sin romper la masa. Plegando hacia el centro por unos minutos. Siente la humedad. La elasticidad. Dejamos reposar 1 hora.
Más tarde, incorporar la sal y volver a amasar hasta conseguir que la sal se incorpore por completo (han pasado 5 horas) De aquí nos vamos al frío. Pon tu masa al refrigerador toda la noche (6 a 8 horas)
Cuando ya hayan pasado al menos 12 horas. Dividimos la masa en 3 porciones de 650 gramos y las dejamos en preforma (en forma de bola) 30 minutos sobre el mesón cubierto con plástico.
Luego, si quieres usas moldes o si tienes más experiencia usas canastos de fermentación. Acá es cuando tomamos la masa (las bolas que tenemos hechas) las estiramos sobre el mesón y las enrollamos sobre sí mismas para ir al molde. Las dejamos a Temperatura ambiente unas 2 horas para que crezcan. Si lo hiciste en molde ya podrías hornear. Si estás usando canastillos entonces anda a frío un par de horas más para conservar estructura.
Para el horneo, precalentar el horno a 230 Cº-250 Cº depende de tu horno. Si tienes ollas de hierro fundido, pues ¡a darle con esas! Se conserva mejor el calor. Hornear unos 45 minutos. Hacer vapor en el horno con hielos en la base o con rociadores de agua.