En Santiago los principales exponentes japoneses han sido franquicias dedicadas principalmente al sushi. Pero también hay algunos referentes que a lo largo de los años se han hecho un buen nombre, ya sea por su tradición o por ofertar nuevas propuestas.

  • 30 septiembre, 2019

Algo reservado

Lleva décadas en la calle Enrique Foster, desde mucho antes que la zona de Isidora Goyenechea se llenara de restaurantes y oficinistas hambrientos a la hora de almuerzo. Pero lejos de la masividad y alta rotación que se da con varios otros locales de este sector, en el Shogún pareciera que la consigna es pasar piola para que sus comensales disfruten de un espacio tranquilo y sin sobresaltos. Además, se come muy bien y no es extraño encontrarse con clientes japoneses en su salón del primer piso. Mejor indicador para un restaurante nipón, imposible. Aunque me atrevería a decir que en este sitio uno se va a la segura con cualquier cosa que pida, me quedo con su siempre bien logrado Gyutataki, una especie de carpaccio de vacuno previamente tratado con algo de vinagre de arroz y otros secretos, además del tradicional Hosomaki Toro, un delgado roll con nori en su exterior que –además de arroz, obviamente– lleva carne de la panza del atún, la más grasienta y sabrosa. Si se quiere comer aún más tranquilo, en el segundo piso del Shogún tienen mesas estilo tatami, todo muy japonés y muy privado.

Enrique Foster 172, teléfono 222311604, Las Condes.

Por partida doble

Siguiendo con los comedores tradicionales de estilo japonés en la ciudad, es imposible no mencionar al restaurante Japón, que lleva cuarenta años funcionando en la calle Barón Pierre de Coubertin, muy cerca de Plaza Italia. La novedad es que desde hace solo algunas semanas sumaron una nueva sucursal en Nueva Costanera. Aquí, con la misma sólida propuesta del centro más algunas sorpresas, pretenden acercarse a un público que tal vez por un tema de desplazamiento no los visita tanto. Y más allá de los platos de siempre, en este nuevo local vale la pena tentarse con cosas como las gyosas de wagyu o los locos Saka Mushi, que consiste en locos cocinados al vapor con sake y luego acompañados de jengibre, cebollín, wasabi y un toque de salsa ponzu. Ahora bien, el imperdible sin duda alguna es el Omakase Niguiri, una selección de niguiris que se arma al momento de pedir el plato según el pescado que tengan disponible. Muy superior a todos los niguiris que se pueden conseguir en Santiago.

Barón Pierre de Coubertin 39, teléfono 222224517, Santiago.

Nueva Costanera 3835, teléfono 229065367, Vitacura.

De todo un poco

Otro restaurante de comida japonesa que se encamina a ser un clásico de Santiago es Ichiban, que de la mano de su chef y propietario, Minsu Bang, ya lleva alrededor de quince años funcionando en avenida Padre Hurtado Norte. Acá la propuesta es diversa; si bien se concentra en preparaciones tradicionales de la comida japonesa, también se entregan propuestas más de autor. Por otra parte, la variedad de rolls en Ichiban es alta, así que lo que más vale la pena es dejarse llevar por la abundancia y probar de todo un poco, aunque su emblemático Ichiban Roll, con anguila y camarones, sigue siendo un imperdible a probar en cada visita. Otra sandía calada pero en un estilo diferente: el Beef Teryaki, servido con arroz blanco. Simple pero delicioso, por algo es otro plato clásico del lugar.

Padre Hurtado Norte 1521, teléfono 224531793, Vitacura.

Un toque nikkei

Es casi imposible revisar lugares donde se coma buena comida japonesa sin toparse con algo en clave nikkei. Claro, porque si bien en lo gastronómico este término apela a la comida peruana que utiliza técnicas, productos e influencias de la comida japonesa; algunos restaurantes de estilo nipón también se han acercado a esta mezcla tan apetecida por el público santiaguino. Algo así es lo que encontramos en Matsuri, restaurante situado al interior del Hotel Santiago (ex Hyatt) y que con una historia que partió bien japonesa, ha navegado hacia lo nikkei de muy buena forma. Ejemplos de esto último son preparaciones como su pulpo al carbón de yuka con emulsión de huacatay y salsa criolla, o su ceviche fogoneado con salsa de ají amarillo. Ahora bien, los camarones Matsuri en tempura con sriracha son impresionantes y una buena muestra de la fusión que se da en este lugar.

Av. Kennedy 4601, teléfono 229503051, Las Condes.

Al paso

En los años en que la oferta de comida japonesa, fundamentalmente sushi, no abundaba en Santiago, los restaurantes de este estilo se contaban con los dedos de una mano. Uno de estos era el Izakaya Yoko, más conocido como Yoko a secas, que partió en algún momento de los noventa en la calle Merced y ya hace un buen rato está en Monjitas, muy cerca del Parque Forestal. El Yoko siempre tuvo su buena cantidad de clientes que solían pasar a almorzar o comer, pero también a picar algo con una buena cerveza japonesa a cualquier hora del día. Es que esa es una de las gracias de este lugar; está ahí al paso, como un bar más al servicio de sus clientes. Aquí vale la pena probar bocadillos como los Yakitori (brochetas de pollo), Tamagoyaki (tortilla de huevo) o el Agedashi (tofu frito con salsa dulce y cebolla). Siempre con una cerveza fría al lado.

Monjitas 296, teléfono 226321954, Santiago.

¿Nueva etapa?

Fue el comentario obligado de muchos comensales un par de meses. El chef Marcos Baeza dejaba el Naoki, para muchos el mejor restaurante de estilo japonés de Santiago –y del cuál era socio–, en busca de nuevos horizontes. Y aunque algunos temieron por el futuro de este lugar, lo cierto es que su cocina –ahora a cargo de Enzo Catalán, ex mano derecha de Baeza– sigue por el buen camino. Por lo mismo, aún es posible disfrutar de sus maravillosos shots de erizos, ostras y almejas; sus deliciosos ususukuri de pejerreyes u ostiones, además de otras preparaciones que juegan con ingredientes como el aceite de trufa e incluso el foie gras. Además, dicen que Catalán pronto pondrá su sello en la carta con algunas creaciones personales. ¿Y Baeza? En algunos meses más se instalará de manera individual con una nueva propuesta, siempre en estilo japonés. Hay que estar doblemente atentos.

Av. Vitacura 3875, teléfono 222075291, Vitacura.