Los padres de los recién nacidos y cualquier otra persona que se enfrenta a múltiples despertares por noche saben que esto es verdad: La niebla del cerebro y el temperamento irascible de despertarse varias veces durante la noche es real. Y ahora, la investigación respalda esto. Un nuevo estudio en la revista Sleep Medicine muestra […]

  • 10 julio, 2014
Dormir

Dormir

Los padres de los recién nacidos y cualquier otra persona que se enfrenta a múltiples despertares por noche saben que esto es verdad: La niebla del cerebro y el temperamento irascible de despertarse varias veces durante la noche es real. Y ahora, la investigación respalda esto.

Un nuevo estudio en la revista Sleep Medicine muestra que la capacidad cognitiva, la capacidad de atención y estado de ánimo están afectados negativamente por el sueño interrumpido, en un grado similar a sólo conseguir cuatro horas de sueño.

“El sueño de muchos padres es a menudo interrumpido por fuentes externas, como un bebé llorando exigiendo la atención durante la noche. Los médicos de guardia, que pueden recibir varias llamadas telefónicas de una noche, también experimentan interrupciones”, el investigador del estudio Avi Sadeh, profesor en la Escuela de Ciencias Psicológicas de la Universidad de Tel Aviv, explicó en un comunicado. “Estos despertares en la noche podrían ser relativamente cortos -sólo cinco a diez minutos- pero aún así [tweetable]interrumpen el ritmo natural del sueño que afecta[/tweetable]”.

Lee la noticia completa en The Huffington Post