El diseñador chileno, Sergio Arias va por su 14° año arriba de la Quinta Vergara. Y es que desde que vistió a Sergio Lagos todos los animadores han optado por llevar sus diseños sobre el escenario más importante de Latinoamérica.

  • 21 febrero, 2019

Por: María Isabel Maturana

Ocho años trabajó Sergio Arias con el ex animador del Festival de Viña, Rafael Araneda, a quién describe como muy bromista. “Me hacía muchas bromas. Cosas domésticas pero que terminaban en ataque de risa”, dice.

El diseñador cuenta que una vez a Araneda la prestaron una cama hiperbárica, “se la instalaron en la pieza del hotel y me dijo que se iba a meter ahí un rato. Nuestras habitaciones estaban conectadas y se supone que en parte yo debía estar pendiente de él. Pero como iba a estar en esta especie de cápsula, yo aproveché de bajar a hacer algo a la recepción. No deben haber sido más de tres minutos. Cuando veo mi celular tenía 25.000 whatsapp de Rafael ¡Imagínate cómo me asustó! Me decía que se estaba ahogando adentro de la cama hiperbárica. Yo me desesperé, llegué corriendo a la habitación y él estaba en una silla muerto de la risa y yo transpirando, pensando que el animador de Viña se había muerto por culpa mía”, cuenta. Y agrega: “Es uno de los sustos más grandes que he pasado en estos años de festival”.

Otro susto, menos anecdótico eso sí, lo pasó de la mano de Felipe Camiroaga: vivieron el terremoto del 27F juntos. “Por poco lo pasamos en la Quinta Vergara y eso sí que hubiese sido un desastre. Llegamos al hotel y cinco minutos después comenzó el terremoto. Ese hecho me marcó, fue una experiencia fuerte”, recuerda.

De Camiroaga comenta que lo recuerda como un hombre con quién logró hacer muy buenas migas. “A él no le gustaba estar tan concentrado, entonces la semana previa salíamos en las noches, comíamos fuera del hotel, lo pasábamos muy bien. Felipe era un tipo muy especial”, dice

Arias explica que su cariño hacia Camiroaga se debe a que fue él quien lo impulsó a independizarse. De hecho, más de una vez pensaron en empezar juntos un proyecto relacionado al vestuario. “Me decía que yo tenia la capacidad y el profesionalismo para hacer una marca. Las vueltas de la vida… con Felipe siempre tuvimos ganas de hacer algo juntos, capaz si estuviera vivo tendríamos algo”, señala.

El diseñador destaca que trabaja con la personalidad de sus clientes y que por lo mismo nunca dos animadores han vestido parecido. “Yo no les pongo lo que está de moda, les pongo lo que les queda bien”. Esa es la frase con la que Arias explica su esfuerzo para que cada animador luzca diferente.

Arias también habla sobre el orgullo que le causa no “hacer canje”, ya que cuenta que muchos diseñadores prestan su ropa para la alfombra roja de la gala a cambio de que lo nombren. “Yo jamás he hecho eso, la gente que me nombra es porque le nace nombrarme, es su forma de retribuirme el trabajo”, dice.

Para este festival lleva trabajando desde agosto de 2018 y diseñará el traje de Martín Cárcamo y de otros invitados al certamen, entre ellos el actor Diego Boneta, quien interpretó a Luis Miguel en la serie de Netflix. “Lo invitaron a la gala del festival de Viña y él se quiso vestir conmigo. Ha sido un desafío porque tuve que trabajar a ciegas. Averigüe sobre él y en eso me basé”. Boneta estuvo hace un par de semanas en Antonio de Pastrana 2558, donde queda la tienda del diseñador. “El traje le quedó impecable, y él se mostró muy contento con mi trabajo”, comenta Arias.

Sobre el look de Martín Cárcamo, el diseñador prefiere mantener el misterio. Sólo adelanta que tanto en la gala como en la primera noche del festival, el traje del animador “será de gran impacto mediático”.