Texto y fotografía: Claudio Almarza La comunidad fernandeziana, en un esfuerzo por regular el desastre ecológico generado por las plantas invasoras, corta el maqui y la zarzamora que han avanzado hasta el interior del bosque. Tras esta acción, las nalcas y los helechos son las primeras plantas endémicas en regenerarse, cubriendo y protegiendo el suelo. […]

  • 15 octubre, 2015

Texto y fotografía: Claudio Almarza

bosque

La comunidad fernandeziana, en un esfuerzo por regular el desastre ecológico generado por las plantas invasoras, corta el maqui y la zarzamora que han avanzado hasta el interior del bosque. Tras esta acción, las nalcas y los helechos son las primeras plantas endémicas en regenerarse, cubriendo y protegiendo el suelo. Éste es el primer paso natural para la restauración del bosque endémico.

 

picaflor

Según el ornitólogo Ingo Hahn, la población del picaflor rojo (Sephanoides fernandensis) ha disminuido drásticamente en Robinson Crusoe. Tal es así, que hoy en día no supera los mil ejemplares. La introducción de especies exóticas como ratas, gatos y el coatí, ha influido directamente en la disminución de esta maravillosa y sensible ave, situándola desgraciadamente en “peligro de extinción”.

Al igual que el 63,4% de la flora de Juan Fernández, el picaflor rojo es una especie endémica, vale decir, no existe en ningún otro lugar del planeta.

El archipiélago de Juan Fernández es Reserva Mundial de la Biosfera desde 1977 (UNESCO).

robinson-crusoe

La pérdida de los bosques de Robinson Crusoe a causa de incendios, tala y sobrepastoreo, hasta hace 50 años atrás, convirtió a esta zona insular en uno de los lugares más erosionados del país. Esta erosión ha influido de manera dramática en la disminución de su biodiversidad.

Hoy, Conaf, a través de un proyecto de restauración ecológica, recolecta semillas de las especies nativas para almacenarlas en el Banco de Semillas del INIA-Vicuña, en resguardo ante una eventual catástrofe o extinción de la flora fernandeziana. Este proyecto, que planea cultivar estas especies en viveros de la isla, cuenta con 82 millones de pesos provenientes del Gobierno británico, a través del fondo “Iniciativa Darwin”.

juan-fernandez

El archipiélago de Juan Fernández luce un ecosistema privilegiado y reconocido mundialmente debido a su alto endemismo: posee 63,4% de especies de plantas endémicas (casi el doble que otros lugares prioritarios en conservación, como las islas Galápagos). Tan sólo en su flora alberga 213 especies nativas, de las cuales 135 son endémicas.

Es urgente invertir en el rescate y recuperación de esta naturaleza única en el mundo. Sólo la restauración de Robinson Crusoe requiere de una inversión base de 50 millones de dólares.

oceano

Estudios revelan que el 88% de la superficie de los océanos del mundo contiene residuos plásticos. La cifra más sutil señala que al año se vierten cerca de cinco millones de toneladas de polímeros, siendo los microplásticos una trágica sentencia para la nutrición de los organismos marinos y la avifauna costera. Infortunadamente, por acción de las corrientes marinas, muchos de éstos plásticos llegan a parar a las costas del bello y ancestral litoral de Rapa Nui, Patrimonio de la Humanidad desde diciembre de 1995 (UNESCO).

sol

“El principal impedimento para lograr recuperar la biodiversidad del archipiélago de Juan Fernández es la falta de voluntad política y de una sociedad que solicite un cambio”.
Dra. Cecilia Smith-Ramírez, ecóloga. Proyecto de Restauración Ecológica de Juan Fernández (IEB).

rapa-nui

Rapa Nui tiene apenas 164 kilómetros cuadrados. Está a 3.500 kilómetros al oeste de Chile continental y a 2.000 kilómetros de sus vecinos más cercanos, en las islas Pitcairn. Su población no supera los 7 mil habitantes, sin embargo, recibe sobre 80 mil turistas al año, produce 20 toneladas diarias de basura y su planta de reciclaje procesa más de 40 mil botellas de plástico al mes. El problema es que gran parte de la basura no se puede reciclar.

reciclar

El costo de enviar desechos como cartón, aluminio y plástico desde Rapa Nui hasta el continente es tan alto, que son los pascuenses quienes terminan pagando a las empresas para que retiren estos residuos.

olas

Muchos de los elementos que llegan hasta los océanos no son biodegradables, o lo son a muy largo plazo. Una simple colilla de cigarro puede contaminar hasta 50 litros de agua de mar. Así también, una pequeña tapa puede alterar el ambiente marino por un espacio no menor a los 1.000 años, antes de degradarse por la acción del tiempo.

cielo

*Las fotos incluidas en este reportaje serán parte de la exposición “Conservación del Patrimonio Insular de Chile” que se realizará en diciembre de este año en el Mall Sport. Un proyecto patrocinado por Oceana, Patagonia, Canon, Revista Capital, IEB, UNESCO, CONAF y Geográfica.