A los pies del volcán Villarrica, entre la región de los Ríos y la Araucanía, hay 55 termas, lo que equivale a la mayor concentración de este espacio en toda Latinoamérica. Las piscinas naturales prometen ser una fuente de descanso y desconexión en medio de tupidos bosques de araucarias, coihues, raulíes y arrayanes. Visitamos cuatro de ellas –que se agrupan en la Asociación Gremial de Termas del Sur– y estas son nuestras impresiones.

  • 17 septiembre, 2019