La marca con sede en Barcelona y parte del Grupo Volkswagen, al fin retorna, cumpliendo una promesa de retorno al mercado nacional que viene desde 2008. Ahora, ya está nuevamente en el país con un line-up enfocado en hatchbacks y SUV de estilo sofisticado y urbano. Seat es algo así como el tipo sofisticado y […]

  • 29 agosto, 2019

La marca con sede en Barcelona y parte del Grupo Volkswagen, al fin retorna, cumpliendo una promesa de retorno al mercado nacional que viene desde 2008. Ahora, ya está nuevamente en el país con un line-up enfocado en hatchbacks y SUV de estilo sofisticado y urbano.

Seat es algo así como el tipo sofisticado y deportista del Grupo Volkswagen. Modelos de diseño atractivo y juvenil, con toques más pasionales que los algo fríos Volkswagen o los racionales Skoda, esta marca viene del mediterráneo y se nota.

Conceptualmente sus modelos son bastante más atrevidos, con una clara vocación deportiva que se integra con una sub marca de alto desempeño Cupra. Así hoy, la marca española regresa al país con un portafolio inicial compuesto de hatchbacks y SUV, todos para nichos compactos y medios, con una identidad bien definida, que alinea a cada auto bajo el mismo ADN  de la marca.

“¿Por qué lanzar una nueva marca? Hoy SEAT vive su mejor momento, cuenta con una apuesta innovadora en materia de productos, crece de manera sostenida y estamos seguros que nuestras raíces latinas serán un gran atractivo para todos los que buscan algo nuevo, distinto y lúdico”, afirmó Ricardo Junge, gerente de SEAT Chile.

En el lanzamiento,  SEAT mostró cómo es una de las compañías de mayor crecimiento en el mercado automotriz de Europa con buenos resultados en los primeros siete meses de 2019, con un aumento de sus ventas a nivel mundial de un 7,8%, alcanzando las 369,500 unidades nuevas, el mayor volumen de su historia en los siete primeros meses de un año.

El regreso de SEAT comienza con dos hatchbacks. El primero, es el Seat Ibiza, que se vendió bastante bien en Chile durante los años noventas, y que se posiciona como el modelo de entrada. Se trata de un auto de la categoría B, con competidores como el Peugeot 208 p el Mazda 2, entre otros. Se introduce en 3 variantes, todas movidas un motor de 1.6 litro, qde 110 caballos de fuerza con torque máximo de 155 Nm, su poder puede ser administrado por transmisiones mecánicas o automáticas, Tiptronic de 6 velocidades.

En el siguiente escalón se encuentra el Seat León, actual superventas de la marca. Es otro hatchback algo más agresivo y mejor dotado en motorización con un propulsor de 1.4 litro, con turbo para una potencia de 150 CV y un par máximo de 250 Nm, con transmisión mecánica. Este modelo es el único que cuenta con una variante de alta deportividad: el Seat León Cupra, que agrega músculo mecánico con su motor de 2.0 litros con turbo inyección directa, caja de doble embrague  DSG6, que administra una potencia de 290 caballos de fuerza, con  350 Nm de torque máximo. Con ello ofrece una aceleración de 0 a 100 km/h en 5,6 segundos y una máxima de 250 km/h.

La gama del regreso continúa con el SUV urbano Seat Arona. Se trata de un modelo atractivo que no olvida que la mayor parte de los consumidores de este tipo de vehículos es eminentemente de ciudad, por ello se acerca más a un crossover que a un todoterreno. Ofrece la misma motorización del Ibiza, es decir un motor de  1.6 litro de 110 caballos, con transmisión automática Tiptronic, de 6 velocidades, en sus dos versiones.

Finaliza la primera formación de este retorno de Seat a Chile, con el Seat Ateca, un SUV mediano, de bonito diseño, equipado con la misma planta de poder del León: un motor de 1.4 litros de turbo inyección directa que entrega una potencia máxima de 150 caballos que trabaja en conjunto con cajas DSG6 y tecnología de tracción 4Drive en sus dos versiones.

“Contar con versiones con tracción 4Drive, no sólo nos permite entregar un modelo que cuenta con todas las capacidades offroad que mucha gente busca, sino que también nos aseguramos de entregar una tecnología que permite mejorar los niveles de seguridad en ciudad: hoy la tracción es un aporte a mantener un mayor control en la conducción, sin perder dinamismo y un comportamiento entretenido”, finalizó Junge.