Facebook puede servir para algo mas que espiar a los amigos. Mejor trato con la audiencia, networking y mejor feedback son solo parte de sus ventajas.

  • 27 mayo, 2009

 

Facebook puede servir para algo mas que espiar a los amigos. Mejor trato con la audiencia, networking y mejor feedback son solo parte de sus ventajas. Por Federico Willoughby Olivos.

El abogado Rodrigo Ferrada (marido de Nicole Nehme, la abogada de Fasa en el caso colusión) no es libio, pero se siente uno. Amante de la cultura oriental y por sobre todo del tabule, el hummus y los rellenos de todo tipo, pensaba que en algún momento de su vida le gustaría tener un restaurante de comida libanesa. “Era un capricho. No tenía ni capital, ni local, ni nada, sólo la curiosidad”, aclara. Pero lo que el 8 de mayo pasado no era más que una idea hoy es un proyecto concreto que tiene fecha de estreno (noviembre), nombre (Fenicia), un préstamo bancario aprobado y más de 1.200 personas que ya confirmaron su asistencia y hoy por hoy se están discutiendo el menú y la ubicación de la sede.

¿Qué hizo que en 20 días un capricho se convirtiera en un proyecto tan estructurado? Fácil: Facebook. Ferrada creó ese 8 de mayo un grupo de nombre Si junto a mil personas en este grupo, abro un restaurante libanés en Santiago. Se lo mandó a 35 conocidos y lo que él pensó se demoraría al menos 9 meses ocurrió en pocas semanas. Llegó a 1.000 personas y, claro, tuvo que cambiar el nombre del grupo a ¡Ya junté mil personas, así que se abre el restaurante libanés en Santiago!.

Ferrada experimentó de primera mano una de las mayores utilidades que puede tener Facebook a la hora de hacer negocios (y toda una tendencia en el marketing actual) y que se trata de formar una clientela aún antes de tener armado el negocio.

“Facebook es un medio de alta credibilidad. Eso permite que puedas empoderar a tus clientes y empleados para que se conviertan en tus amigos y socios. Por su estructura permite que armes una comunidad con tus clientes y poder participar en las discusiones que tienen sobre tu empresa y tus productos. El utilizar Facebook hace que pases de ser una empresa distante, abstracta y difícil de confiar, a ser miembro de una comunidad donde hablas y escuchas de manera muy eficiente a tus clientes”, señala el autor del libro La psicología de Facebook, Daniel Berdichevsky, un hijo de chilenos radicado en Estados Unidos que también es fundador del Laboratorio de Psicología Persuasiva en Stanford.

“Su mayor virtud es que puedes escuchar a los clientes, armar grupos y fans en torno a tu empresa. Comunidades que van hablar de lo que haces y que si escuchas, puedes sacar feedback muy valioso”, cuenta Paolo Colonello, creador de la comunidad online Bligoo. “Por ejemplo, cuando ocurrió la colusión de las farmacias, en Facebook había información muy exacta de cómo se sentía la gente. Esa información (con nombre y apellido) es inavaluable. Además, te permite construir redes ejecutivas. Por ejemplo, si quieres abrir oficinas en otro país, puedes sacar el who´s who e incluso contactarlos vía Facebook”.

Los otros

Facebook no corre solo. De hecho, al hablar de redes 2.0 y pensar en negocios la primera que salta es Linkedin, una comunidad que funciona desde 2002 y que con 38 millones de usuarios es una suerte de directorio de ejecutivos.

Al ingresar, uno sube su curriculum y se conecta con gente que lo pueda conocer. En Chile no es muy popular; probablemente, porque carece de un carácter lúdico, pero es particularmente útil para descubrir redes fuera de Chile… y no son pocas las empresas que lo emplean para ver prospectos de eventuales contrataciones. En todo caso, es en Linkedin y no en Facebook donde uno puede encontrar a Bill Gates (aunque, lamentablemente, no está recibiendo solicitudes de amigos).

La otra comunidad a considerar es A Small World… si es que lo dejan entrar, claro está. El sitio es una comunidad social con las mismas funcionalidades y atributos de Facebook, salvo que se jacta de ser absolutamente exclusiva. Si para el resto del mundo existen seis grados de separación (teoría que dice que cualquier persona del mundo está tan sólo a 6 personas de distancia) en el caso de A Small World la brecha se reduce a tres grados. Por eso, cuando uno entra (conseguimos una invitación: no fue fácil, pero lo hicimos) ve que además de una enorme y poderosa red de ejecutivos exitosos hay exclusivamente publicidad de marcas de lujo. ¿Es útil? Imposible saberlo, pero uno igual se siente, aunque sea frente a la pantalla del computador, como una persona importante.

 

 

¿Todos amigos?

Hernán Somerville no está en Facebook, pero Hernán Sommerville (con doble eme) sí está. Es más, el de la doble eme se supone que es amigo de gente tan influyente como Juan Andrés Fontaine Talavera, el abogado Fernando Barros, los hermanos Matte Larraín, Roberto Angelini y Luis Enrique Yarur. De hecho, los siete mencionados, de acuerdo a los entramados de amigos que muestra Facebook, están básicamente conectados entre sí (ver organigrama).

¿Son ellos? Imposible saberlo, aunque nos quedó el gustillo a que no, ya que todas las fotos de sus portadas son sacadas de prensa y, como ya mencionamos, al menos el apellido del presidente de la Asociación de Bancos está mal escrito. Pero que es curioso, lo es.