El 3 de abril junto a las actrices Tamara Costa, María Elena Swett, Loreto Aravena y Jenny Cavallo, y la productora Tiki producciones lanzaron S.O.S Mamis!!!, con capítulos de 10 minutos duración. Las reproducciones suman más de 4 millones.

  • 20 mayo, 2020

La idea nació por los Whatsapp de cursos del colegio. Tal como la rutina de 2019 de Jorge Alís en el Festival de Viña bien lo representa, las preguntas insólitas, los padres preocupados, tareas olvidadas, promociones de ventas y otros abundan en los chat. Y las notificaciones con la cuarentena definitivamente han aumentado.

Antes del inicio de ésta, la serie creada para Instagram S.O.S. Mamis!!! nació como un espacio para reírse de las conversaciones que se producen en los chat. “Vimos una oportunidad para hacer algo creativo donde las mamás pudieran tener un espejo, a través del humor de ese aspecto de sus vidas”, dice la actriz Paz Bascuñán.

Antes de iniciar la cuarentena, la serie se grabó en las oficinas de Tiki producciones. Comenzó como búsqueda de un formato diferente, en el que toda frase se dice dirigía a la cámara. Luego, con la llegada de la pandemia el material se ha grabado en la casa de los actores. “Hemos ocupado el material de nuestras casas , con ayuda de nuestros hijos, maridos…. Ha sido divertido”, cuenta Bascuñán. “Las que sabemos más de edición lo mandamos más armado, las que dominan menos ese aspecto lo mandan como pueden”, agrega.

El encierro y las redes

Según la actriz, durante estos días reciben muchísimo material por mensajes y por el chat de @sosmamis, donde apoderados envían pantallazos de conversaciones reales para que se inspiren y creen nuevos capítulos, los que han ido grabando a medida que se les ocurren diferentes situaciones. “Puede durar hasta el infinito… ¡es un mundo donde no falta contenido!”, dice Bascuñán, quien agrega que “se han abierto nuevos formatos que llegaron para quedarse, porque han resultado atractivos y exitosos”.

Durante estos días, la actriz se ha mantenido ocupada con sus hijos y su marido, las labores de la casa, el colegio y el trabajo. “Hay días buenos y días malos”, dice. “He vivido con preocupación, pero también aceptando que esto es lo que nos toca ahora y qué hay que sacarle partido a este encierro, a este quedarnos en casa, guardados, pensando, creando”. Sobre sus proyectos congelados espera poder retomarlos cuando acabe la pandemia, como las grabaciones con Mega que aún no tienen fecha de renovación.