Tras quedarse con el galardón a la Mejor Marca del año en 2019, entregado por periodistas del sector automotor en Chile, la marca alemana que en 2017 se unió al grupo francés PSA (del cual también es parte Peugeot y Citroën) prepara seguir creciendo en nuestro mercado y convertirse en una firma de alcance global.

  • 8 febrero, 2019

En nuestro país Opel es una marca querida, añorable, que cuenta en la pequeña historia cotidiana con usuarios que han tenido grandes experiencias con sus vehículos, pero su historia ha sido algo irregular, más que por acciones de la marca, por distintos factores corporativos, comerciales y externos que a por momentos le ha hecho perder visibilidad.

No es raro, ya que su anterior grupo General Motors, al cual perteneció desde 1929, momento en que se comercializó en distintas zonas del mundo con diferentes nombres como Vauxhall en la Islas Británicas o Holden, en Australia. En Chile la marca cuenta con gran tradición, con primeros usuarios que disfrutaron de sus clásico Kadett, para luego -en 1990 -reingresar para dejar excelente experiencia con modelos como el Corsa, el Vectra o el Elantra. La marca sale del mercado en 1998, para reingresar nuevamente en 2012, lo que provocó algo de dificultades en su posicionamiento de re- ingreso al país.

Peor ahora hay casa nueva, junto al Grupo francés PSA que adquirió una marca alemana competitiva, con el sello perfeccionista de la ingeniería de ese país, junto con una gama de productos basada en SUV, con buen equipamiento y a un precio atractivo. La marca renace con fuerza en nuestro país, al punto de llevarse el premio a la Mejor Marca 2019.

Justo tras obtener este galardón, visitó la operación de Opel en Chile William Mott, director de operaciones internacionales de Adam Opel AG (nombre oficial de la marca), un ejecutivo noruego que ha hecho toda su carrera profesional en la marca alemana y es testigo de su evolución.