Entre todas las promesas del presidente estadounidense, una de las más importantes era generar muchos empleos relacionados con industrias verdes, basadas especialmente en nuevas tecnologías. ¿Qué paso? Por Federico Willoughby Olivos.

 

 

 

  • 12 agosto, 2011

Entre todas las promesas del presidente estadounidense, una de las más importantes era generar muchos empleos relacionados con industrias verdes, basadas especialmente en nuevas tecnologías. ¿Qué paso? Por Federico Willoughby Olivos.

En su campaña, Barack Obama se preocupó de capturar varios votos prometiendo una importante inversión en la creación de empleos, especialmente en lo que en Estados Unidos se denominan Green collar jobs, que no son otra cosa que todos aquellos trabajos relacionados con la industria medioambiental. En particular se comprometió a crear aproximadamente 5 millones de empleos verdes.

El asunto es que hace un par de semanas The Brooklings Institution publicó uno de los más completos análisis sobre este punto. El estudio concluyó en que, actualmente, la economía estadounidense emplea a 2,7 millones de personas en trabajos verdes, lo que apenas significa al 2% del total de la fuerza laboral del país. En los últimos 7 años ese sector de la economía creció un 3.4%, cifra menor a lo estimado.

Tal escenario se da en un ambiente en el cual, si bien hay mucha tecnología bastante auspiciosa y efectiva, ésta no logra el financiamiento necesario para ser probada a gran escala. Sin ese paso, son pocos los bancos y fondos de inversiones que se atreven a apostar.

Por ahora, la solución parece limitarse a la iniciativa de ciertos políticos para lograr la creación de un fondo de garantía gubernamental a las tecnologías verdes, que sería una suerte de símil de los seguros sobre las cosechas que poseen los agricultores. Así, esperan lograr el fomento de diversas patentes que están en pausa esperando capital para desarrollarlas.

Claro que hay muchas dudas: después de las difíciles negociaciones para lograr un acuerdo sobre el presupuesto gubernamental, nada garantiza que esto funcione. Lo que es bastante malo si consideramos que científicos de todo el mundo dan como fecha tope 2020 para iniciar una reducción global de la emisión de Co2 de manera regular. Y así las cosas, el planeta las sigue viendo negras.

 


Startup

Attero Recycling tiene las fichas puestas en poder salvar el planeta y de paso generar ganancias. La empresa, que acaba de terminar una ronda de inversión por 15 millones de dólares, apuesta al emergente mercado indio del reciclaje. Sucede que, de acuerdo a regulaciones ambientales de ese país, para el próximo año todas las empresas electrónicas deberán tener funcionando un mecanismo que permita a los usuarios entregar sus productos viejos y que se les pague algo por ello. Y Attero quiere ser ese mecanismo. La idea es que uno pone el producto y el detalle del modelo en la página web y automáticamente sabe cuánto recibirá. Empresas como Wipro, HCL , Tata y Google ya son sus clientes. www.attero.in


Links

www.treehugger.com Partió hace años como un sitio de ecología pero logró finalmente convertirse en un lugar donde lo verde es una excusa para hablar de cientos de cosas más. Fue comprado en 2007 por Discovery y hasta ahora afortunadamente no ha perdido el rumbo. www.ecorazzi.com Este sitio se define como “lo último en chismes verdes”. Desde que Al Gore y más de la mitad de Hollywood abrazaron la cruzada ecologista, el asunto verde se transformó en un nuevo foco para la farándula. Y aquí lo mezclan todo. Quién compró el último auto verde, qué actor no está apagando la luz… etc. Una delicia.

www.ecogeek.com Todo lo relacionado a noticias de tecnología que incluyan algún tema verde. Es ideal para seguir los esfuerzos que las industrias de los computadores y de los autos están haciendo para ayudar al planeta.


Futuro

Briquette Log Maker. Puede ser la esperada solución a los diarios del domingo. La máquina en cuestión permite transformar los periódicos viejos en ladrillos de papel ideales para chimenea o incluso los asados. Y no, no se confunda: el ladrillo no arde en segundos como el papel normal sino que tiene una duración de cerca de 2 horas. Lo único que hay que hacer es poner el diario en la máquina, formar el ladrillo, mojarlo y esperar a que se seque. Una vez hecho esto, ya se está listo para prender la parrilla o la chimenea (www.gizoo.co.uk).