La casa japonesa por fin puso a la venta su modelo eléctrico Leaf, que llega no solo con experiencia sino con importantes pergaminos, pero además con importante despliegue que la marca realiza para desarrollar un ecosistema idóneo para los vehículos limpios.

  • 19 julio, 2019

Aunque se lanzó originalmente en 2010, luego estrenó su segunda generación, y después fue solo para ventas de flotas comerciales, el trayecto del Nissan Leaf hacia el gran público chileno al fin ha terminado con su lanzamiento oficial, realizado esta semana.

Se trata del modelo 100% eléctrico, completamente carente de emisiones, silencioso y eficiente; el Leaf es un futurista, pero amable hatchback que se mueve gracias a una batería de ion-litio de 40kWh, con una autonomía de 389 km en ciclo urbano (270 km en ciclo combinado). El motor 100% eléctrico ofrece una potencia de 110 kW (147 hp) y un torque de 32.6 kgf.m (320 Nm), lo que resulta en una aceleración de 0 a 100 km/h en 7.9 segundos, nada mal para un ecológico. La gracias es que los motores eléctricos pueden liberar casi todo su torque (fuerza) de manera inmediata, lo que le dota de ciertas sensaciones deportivas.

El LEAF de Nissan es un modelo clave dentro de una estrategia bastante más completa de la marca, denominada Nissan Intelligent Mobility, una visión global que explora el futuro de cómo los vehículos son conducidos, impulsados y se conforman como parte del entorno social.

“La introducción de Nissan LEAF en Chile es un paso determinante en lo que denominamos el   futuro de la movilidad. Es el resultado de la visión estratégica de Nissan sobre la electrificación de América Latina y de Chile, que va a transformar la conducción. A finales del año pasado, iniciamos el plan de pre-venta del LEAF y el público reaccionó de manera muy positiva para sumarse a este nuevo estilo de vida tecnológica y cero emisiones”, comentó Diego Vignati, presidente de Nissan Chile.

Para su conductor el Leaf ofrece 3 tipos de conducción: un modo ECO; que ayuda a limitar el rendimiento del motor y ahorra energía; el modo Brake, con frenada regenerativa más contundente, que recarga la batería sin comprometer la potencia del auto; y por último el Modo Drive, para modo normal de conducción con máxima performance de su motor.

El vehículo eléctrico líder de ventas a nivel mundial con más de 400.000 unidades comercializadas, promete un comportamiento dinámico muy seguro y preciso, no exento de diversión, pero amigable para quien se introduce en el mundo de la electromovilidad.

Exteriormente, su línea futurista es la clave de su identidad, marcada por el color azul claro, presente en algunos detalles y que denota que es un auto Zero Emission. Un futurista frontal, caracteriza su presencia, reforzado con unos focos rasgados, que siguen las rucvas de la carrocería y caen en la parte trasera, con una solución tipo fastback, que aumenta el dinamismo del conjunto.

El futuro es su terreno, por ello cuenta con una consola de sistema de audio con pantalla frontal de 8 pulgadas, 6 parlantes, Apple Carplay y Android Auto, lo que suma en confort y conectividad para su usuario.

En seguridad, también es un auto futurista, y que hace valer su precio de $29.890.000, y así, agrega varios gadgets claves dentro de los autos de última generación como el frenado inteligente de emergencia, alerta de punto ciego y de tráfico cruzado; control de crucero inteligente (muy cerca del manejo autónomo) ; y soluciones como el monitor inteligente de visión periférica. Agrega control inteligente de tracción, y de cambio de carril, entre varios sistemas de última tecnología.