El gerente general de la Asociación de AFP dice que cuando asumió este cargo, en diciembre del 2015, jamás pensó lo que ocurriría después. «Hoy, el gremio se asocia a algo negativo, y eso ha tenidos costos personales. Mis hijos ven las noticias y el rechazo que existe (…) y no entienden que su papá trabaje para las AFP. Por eso hay que hablarlo en la casa y explicar la realidad». Ad portas de dejar su puesto, asegura que «no me produce alivio irme en este momento. Me voy con pena de que no se haya podido hacer al cambio de pensiones». 

  • 17 julio, 2020