Texto y fotos: Claudio Almarza Los llamados almendrones son un clásico del paisaje de La Habana. Los vehículos taxi –Cadillacs, Fords, Chevrolet y hasta Mercury,  ejemplos vivos de la restauración mecánica– fueron fabricados de duras carrocerías de níquel y plomo antes de 1960, década en que entró a regir el bloqueo aplicado por EE.UU. Cuba, […]

  • 11 julio, 2014

Texto y fotos: Claudio Almarza

Cuba_1

Los llamados almendrones son un clásico del paisaje de La Habana. Los vehículos taxi –Cadillacs, Fords, Chevrolet y hasta Mercury,  ejemplos vivos de la restauración mecánica– fueron fabricados de duras carrocerías de níquel y plomo antes de 1960, década en que entró a regir el bloqueo aplicado por EE.UU.

Cuba, posiblemente, tiene el parque de coches antiguos en funcionamiento más grande del mundo. En la isla hay más de 75 mil vehículos de procedencia norteamericana fabricados entre 1920 y 1950, de los cuales sobre 10 mil transitan diariamente. Sea su uso particular, como taxi o cubriendo rutas turísticas, vale la pena vivir la experiencia sobre uno de estos dinosaurios rodantes.

Cuba_2

Cuba_3

El apotegma de José Martí “Ser culto es el único modo de ser libres”, cala profundo en la cultura cubana. Recientemente, durante el Congreso Internacional Universidad 2014, la UNESCO declaró que “la educación cubana es un ejemplo para el mundo”, y no sólo por el hecho de ser gratuita. El método cubano fomenta un Índice de Desarrollo de la Educación muy elevado, incluso si se coteja con las metodologías de países más desarrollados. Dicho índice considera la calidad, la infancia, la enseñanza básica, la educación de los jóvenes, la alfabetización de los adultos y la igualdad entre los sexos.

Con este avance, Cuba ostenta el primer lugar en América Latina en calidad de enseñanza. Porque, pese a ser uno de los países de la región con los ingresos más bajos, es el que más invierte en educación.

Niños de diversas localidades de Cuba son trasladados día a día al colegio en camiones proporcionados por el Estado. Por otro lado, los jóvenes universitarios ven en los estudios una etapa indispensable para el autodesarrollo y la única esperanza para un mejor vivir.

Cuba_4

Cuba_5

Alrededor de 3 horas precisa una caminata moderada para cubrir los 8 km de extensión del Malecón habanero que se encuentra en la capital de Cuba.

El primer nombre del Malecón fue Avenida del Golfo y su construcción la comenzaron los norteamericanos a principios del siglo XX, más claramente, en 1901 durante el gobierno provisional de EE.UU. en la isla.

Como proyecto, el Malecón fue pensado para resguardo del inhóspito litoral de La Habana, protegiendo también hoy a la famosa avenida Marítima de los constantes embates de las corrientes del golfo. Pero palpar el sentimiento cubano en el Malecón, va más allá de los largos muros de concreto al desnudo. Es ahí donde se aprecia claramente cómo la vida de los habitantes de La Habana gira en torno al mar. El Malecón es un símbolo para el cubano. Es un horizonte que cubre el océano y es confesionario de sus alegrías, esperanzas, del amor y la pena. La Habana no es La Habana sin su Malecón.

En el Malecón se revelan numerosas vivencias: unas adolescentes ensayan con sus viejos saxos una y otra vez la melodía del Unicornio Azul de Silvio Rodríguez, para presentarla como parte de su show en el colegio.

Cuba_6

Cuba_7

Cuando en 1990 terminó el apoyo soviético, comenzó el llamado “periodo especial”, que no fue otro que un largo tránsito de crisis económica, que tocó fondo entre los años 1993 y 1995. Durante esos años recrudecieron las situaciones de hambre, la falta de jabón, medicamentos, insumos varios y una escasez del petróleo al límite. Sin merecer coincidencia, fue entonces que el Gobierno cubano optó por el turismo como una nueva alternativa económica. Así, en 1994, y pese a las dificultades, se constituyó el Ministerio del Turismo.

En los últimos 20 años no deja de ser meritorio que el turismo se haya ampliado. Hoy no sólo Varadero y sus playas alojan a miles de turistas cada año, sino que el interés por conocer Cuba y su gente se ha extendido a diversas localidades de la isla, como Trinidad y su belleza colonial, las plantaciones de tabaco en los valles de la provincia de Pinar del Río y los paradisíacos cayos, donde el buceo tiene un formidable escenario natural.

La creatividad tiene formas novedosas a la hora de buscar un ingreso que sirva al cubano. Lo sabe bien este habitante de Trinidad, que a cambio de unos centavos renta su burro para fotografías.

Las playas de Varadero con sus aguas cristalinas son un clásico, pero también existe otro escenario orientando a los intereses especiales: es el caso de esta turista que fotografía un cangrejo en la Ciénaga de Zapata.

Cuba_8

Cuba_9

El conocido twitero @yusnaby lleva desde el 2009 denunciando a través de blogs la miseria que se vive al interior de La Habana. Por otro lado, el portal Cubanet descarga duros coletazos al régimen de los hermanos Castro, evidenciando que “el último Censo de Población y Vivienda manifestó una profunda crisis socioeconómica que ha transformado la existencia de cada cubano en un duro viacrucis”. Así también, afirmó que los más abatidos por esta crisis son los ancianos, señalando que: “La debilidad de la economía cubana no puede garantizar calidad de vida a nuestros viejitos, que después de haber trabajado durante décadas, sufren pensiones de miseria y la ausencia de protección social”.

No es difícil encontrar estas críticas en las calles de La Habana, donde las precarias condiciones de vida saltan a la vista en las ciudadelas multifamiliares y en los más de 100 asentamientos, tildados de barrios insalubres. El sueldo promedio de 20 dólares, no alcanza para llenar la olla mensual, menos si el nicho familiar se agranda.

Pese a todo, la UNICEF sitúa a Cuba como el único país en América Latina y Caribe sin desnutrición infantil y como el mejor lugar para que un niño se desarrolle.

Cuba_10

Cuba_11

Se dice que en ningún lugar del mundo se cultiva un tabaco como el de Cuba. Dada su cercanía al Trópico de Cáncer, la isla posee una mezcla entre humedad, lluvias y temperaturas únicas, que sumadas a la composición química del suelo, entregan condiciones inigualables para las tabaqueras. Pero, ciertamente, los Habanos cubanos no tendrían la reputación de la que gozan sin la experiencia y maestría que los torcedores ponen en su confección.

Cuba posee alrededor de 27 marcas de Habanos producidos completamente a mano, bajo los estrictos requisitos del “Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida Habanos”. Vale decir, sólo pueden ser considerados como tal, los cigarros producidos en Cuba bajo estos rigurosos estándares de calidad, que incluyen los más de 500 procesos manuales que experimenta la hoja de tabaco hasta su transformación en Habano.

La provincia de Pinar del Río es la zona tabacalera más grande de Cuba, constituyéndose como una importante fuente de empleo y sostén económico. El 90% del total de la producción, se vende en paquetes al Estado cubano para generar marcas de prestigio como Cohiba, Montecristo, Romeo y Julieta y Partagás. El 10% restante queda para libre uso de los campesinos.
Rafael Hernández, campesino de la finca Rancho Alegre en Viñales, prepara un puro. A su alrededor, cuelgan las hojas de tabaco que se ordenan para secar según su calidad.

Es al momento de la cosecha, cuando se define cuáles son las mejores hojas. Primero están las llamadas mañanitas, las 3 primeras hojas que se ubican en la parte baja de la planta. Desde ahí, la cosecha va en calidad ascendente, ya que es en la parte más alta de planta, la llamada corona,  donde se ubican las 4 hojas más fuertes y también las consideradas de excelencia. •••