Hace cien años la firma francesa Citroën abría sus puertas adaptando la línea de producción en serie en automóviles a Europe, con un claro enfoque vanguardista. Para celebrar este centenario se realizó en Francia, ‘Le Rassemblement du Siècle‘ o “La Reunión del siglo”, el evento más importante de las festividades por el Centenario de Citroën, en la Ferté-Vidame, el histórico sitio donde se fabricó la legendaria Citroneta.

  • 2 agosto, 2019

El lugar donde se reunió más  10 mil personas con sus modelos de colección de la marca, fue una convocatoria global, parar llevar aficionados de Citroën de todo el mundo.

Citroën nació oficialmente el 4 de junio de 1919, cuando André Citroën presentó el A-Type. “La Reunión del Siglo” es el eje de las festividades de la marca y atrajo clientes, coleccionistas y entusiastas de la casa de los chevrones.

La realización del evento fue confiada a la Amicale Citroën y DS France, que para ello creó la asociación “Celebración del Centenario Citroën”, que estuvo a cargo de la implementación de este evento, con el apoyo de L’Aventure Peugeot Citroën DS, entidad  cuyo objetivo es preservar, desarrollar, gestionar y promover el patrimonio de las marcas del Grupo PSA en Francia y en todo el mundo.

El lugar elegido fue Ferté-Vidame, en donde Citroën decidió instalar -en 1938- su pista de pruebas para desarrollar y testear sus vehículos en este discreto pueblo de la región del Eure-et-Loir. Ubicado en el centro de Europa el lugar era perfecto para reunir a los aficiodos, porque en sus instalaciones se desarrolló, probó y fabricó el modelo 2CV, más conocida como citroneta, gran responsable de alcance mundial de los modelos de la marca.

 

En la exposición Citroëndestinó un lugar especial de exhibición con modelos históricos y actuales. Como un guiño a su futuro, también se expusieron los dos concept cars presentados este 2019: el Ami One y el 19-19.

 

La muestra se dividió por zonas, cada una de ellas dedicada a un modelo y época en particular. Ahí se pudieron ver autos históricos de Citroën como los Traction Avant y Rosalie, modelos emblemáticos como los DS, Mehári, 2CV, SM, Ami 6 y GS, otros más recientes como los AX, Xantia y C6. Tampoco faltaron los admirados bólidos de competición, como el ZX preparado para el París-Dakar, los DS de raids y rallys, y los WRC de distintas épocas, como el Xsara y el C3, por nombrar algunos.

 

También hubo un área de copilotaje de autos clásicos y no tan clásicos, los que eran manejados por sus propietarios. Algunos de ellos estaban caracterizados de manera acorde con la época de su auto.