El fotógrafo británico Will Burrard-Lucas logró capturar la primera imagen en 100 años del felino. La captó en Kenia, hasta donde llegó tras enterarse de que había indicios de visitas del animal. El African Journal of Ecology, dijo que “estas son las primeras imágenes confirmadas en cerca de 100 años de un leopardo negro en África”.

  • 13 febrero, 2019

No era un mito ni una alucinación. El fotógrafo británico Will Burrard-Lucas logró capturar la primera imagen en 100 años de un leopardo negra. La captó en la zona de Lakipia, en Kenia, hasta donde llegó en una expedición tras enterarse de que había indicios de visitas de ese animal en el área.

Los avistamientos del leopardo negro, también llamado pantera negra, son tan raros que nadie creía que Will Burrard-Lucas lograría fotrografiarla: las fotos son de una hembra negra joven, acompañada por un leopardo más grande, de color normal, que se cree podría ser su madre.

El negro del pelaje de estos leopardos proviene de una variación genética que da como resultado un exceso de pigmentación oscura. Es una variación opuesta al albinismo.

El autor de las imágenes narró en su blog que desde su infancia había soñado con fotografiar al leopardo negro y compartió un video donde muestra que usó una cámara con sensor de movimiento cerca de los lugares en los que habían sido vistos los ejemplares. “No esperaba mucho. Mientras pasaba por las fotos, me detuve sin comprender. Había un par de ojos en la oscuridad… ¡Un leopardo negro! No podía creerlo. Me tomó unos días antes de darme cuenta que había conseguido mi sueño”, relató en su blog, que quedó fuera de servicio ante la cantidad de visitas.

El hallazgo fue publicado en la revista African Journal of Ecology, quien explicó la magnitud del logro. “Estas son las primeras imágenes confirmadas en cerca de 100 años de un leopardo negro en África”, destacó. Según explicó, el último registro en el continente databa de 1909, cerca de Adís Abeba, la capital de Etiopía.