En la carrera de las redes sociales por atraer a las marcas de alcohol como anunciantes, Twitter ha quedado detrás de Facebook. Éste último ha concertado millonarios acuerdos publicitarios con Heineken y Diageo. El problema de Twitter radica en que las empresas de alcohol tienen un código de marketing estricto que obliga a verificar que […]

  • 5 septiembre, 2012

En la carrera de las redes sociales por atraer a las marcas de alcohol como anunciantes, Twitter ha quedado detrás de Facebook. Éste último ha concertado millonarios acuerdos publicitarios con Heineken y Diageo.

El problema de Twitter radica en que las empresas de alcohol tienen un código de marketing estricto que obliga a verificar que los usuarios sean mayores de edad antes de engancharlos en las redes sociales. Esto no ha sido tema en el caso de Facebook, ya que las personas deben ingresar su fecha de nacimiento al registrarse.

Sin embargo, eso no quiere decir que Twitter se vaya a quedar de brazos cruzados. De hecho, actualmente está en prueba una herramienta para verificar la edad asociada a grandes marcas como Coors Light.

“Por ahora estamos probando esta solución con un pequeño número de anunciantes. Determinaremos los siguientes pasos a seguir después de analizar los resultados”, señaló un representante de Twitter a Ad Age Digital.

¿Cómo funciona?

Cuando un fan hace click para seguir a una cierta marca de alcohol, se le envía un mensaje con un link a un sitio que le pregunta su fecha de nacimiento. El usuario debe llenar el formulario dentro de 24 horas, para hacer efectivo su seguimiento a la empresa. La edad del usuario se verifica una sola vez, por lo que no deberá repetir el proceso.

La buena noticia para Twitter es que el 78,7% de sus usuarios serían mayores de 21 años, según ComScore. Entre las marcas que ya están participando en la prueba están Coors Light y Heineken.

Sin embargo, la iniciativa igual tiene contrincantes: representantes de salud pública insisten en que la red social debe usar más programas para verificar la edad de los usuarios -como comparar la información con otras bases de datos- y no confiarse en un formulario.

Lea el artículo completo en Ad Age Digital.