Hoy se lanzó en TV Educa Chile el primer capítulo de Alfadeca TV, la versión online del programa homónimo de la fundación Sara Raier, liderada por el empresario Juan Enrique Rassmuss y que se basa en prácticas exitosas de enseñanza y aprendizaje de lectura y escritura a nivel mundial. El material de los 33 episodios fue animado por el equipo de Punkrobot Studios.

  • 18 mayo, 2020

“Una de los primeros recuerdos que tengo es el de mi madre enseñando a leer a los trabajadores del campo en el corredor de nuestra casa en Batuco, ella tenía una gran sensibilidad social y consideraba que la educación era lo más importante. Durante su vida y a título personal financió los estudios universitarios de muchos hijos de estos trabajadores”, recuerda el empresario Juan Enrique Rassmuss.

Ella murió en 2009, y tres años antes de eso el accionista de CAP había comenzado a trabajar en las escuelas del Agustino en Perú, zona vecina a la fundición de la que él era gerente general. Entonces, fue su turno de involucrarse en la educación. “Junto a mi esposa nos involucramos mucho en el aprendizaje de la lectura de nuestros hijos, ellos nacieron en Brasil, fueron a una escuela inglesa y también les hablábamos en español, por lo que la lectura se hacía más difícil. Esto nos hizo comprender que no es fácil enseñar a leer a los niños”, relata.

Estos episodios lo animaron a principios del 2012 a crear una fundación dedicada a la educación: lleva el nombre de su madre, Sara Raier de Rassmuss, y tiene como foco precisamente la lectura de menores de escasos recursos. “Considero profundamente perturbador ver que en el siglo XXI, con todos los avances de la ciencia, todavía hay niños que no saben leer. En Chile son cerca de 150 mil estudiantes (60%) los que salen cada año de primero básico sin saber leer”, explica.

“Muchos creyeron que estábamos locos”

Antes de lanzar la fundación, cuenta Rassmuss, su familia no tenía claro qué foco tendría. “No sabíamos por dónde comenzar. Por casualidad llegué al cura Eduardo Silva, hoy rector de la Universidad Alberto Hurtado, quien me invitó a conocer la Fundación Cerro Navia Joven; el trabajo que estaban haciendo en el territorio y lo difícil que era lograr buenos resultados de aprendizaje”, señala. Cuenta el empresario minero que Cerro Navia en esa época era la tercera peor comuna en Chile en resultados educacionales y pensó que si hacían algo que funcionara ahí, entonces podría funcionar en todo el país. “Muchos creyeron que estábamos locos”, confiesa.

Comenzaron trabajando con los profesores en temas de pensamiento crítico, currículum y emociones, sin embargo, tras no impactar en los resultados de pruebas estandarizadas, decidieron re-enfocarse en el aprendizaje lector a fines de 2017. Fue así como llegaron a la persona clave. “Contactamos a una compañera de universidad de mi esposa Joanne, que estudió Educación con mención en Teología en la Universidad de Cambridge en Inglaterra, Alix Anson, quien habla español fluido y es experta en dificultades del aprendizaje y lectoescritura”, relata.

“Buscamos programas de aprendizaje lector en español y no encontramos ninguno que cumpliera con lo que necesitábamos. Queríamos un programa que respondiera e integrara recomendaciones técnicas a nivel mundial (National Reading Panel, USA, 2000), además tenía que estar probado y basado en evidencia e incorporar los últimos avances de la neurociencia aplicada a la lectura (Prof. Duncan Milne, ‘How to teach the brain to read’). Por eso, junto a Alix fuimos uniendo todos estos referentes e incorporamos otros conceptos como la importancia del color en el desempeño de la memoria (Dzulkifli & Mustafar, Malys Med. Sci.2013), y la importancia de memorizar palabras completas como elemento esencial para la lectura fluida y posterior a eso la comprensión (Hinzman & Reed, 2018)”, apunta Rassmuss.

Con la experta británica llegaron a Alfadeca, disciplina que hoy funciona como eje del programa central organización, que lanzaron en 2018. “Es una metodología de aprendizaje multisensorial que reconoce dos rutas fundamentales del cerebro para aprender a leer, que es el sonido y la imagen. El programa contempla un vocabulario de 10 palabras a la semana, letras en distintos colores y un abecedario único, todo esto para facilitar el aprendizaje de los estudiantes en la memoria de largo plazo”, señala Rassmuss quien agrega que se implementó en cuatro escuelas piloto de Cerro Navia. Y añade: “Alfadeca no es algo importado, sino que surgió en una de las comunas más vulnerables del país. Para que cumpliera con todo los estándares, nos preocupamos que siguiera el currículum nacional, para no ser algo adicional a lo planteado por el ministerio. Hoy miramos hacia atrás y nos damos cuenta de la magnitud de la tarea, desde el diseño de libros, materiales, estructura de mentorías”.

Parte de su estrategia consiste en mantener relación con el equipo de los colegios con los que trabajan. Por ejemplo, el director de una de sus escuelas piloto, Felipe Cereceda, es parte de su Consejo Asesor.

-¿Y cómo llegan a las escuelas?

-Establecemos un compromiso escrito del sostenedor, los directivos y los docentes de aula que participan. Una vez hecha la alianza, realizamos capacitaciones a los equipos al inicio de año; entregamos materiales como libros de trabajo para cada estudiante y profesor; y a lo largo del año apoyamos a los equipos a través de mentorias semanales que refuerzan su trabajo. Al final somos un amigo crítico, que los desafía a mejorar y dar lo mejor de sí.

-¿Cuál ha sido el impacto de la fundación?

-El 2019 logramos niveles de lectura superiores al 70% (lee oraciones), esto a pesar de lo complejo que fue el año escolar. Gracias a estos buenos resultados nos expandimos este año a otras dos comunas, hoy la Fundación trabaja en el Servicio Local de Educación Pública Barrancas, (Cerro Navia, Pudahuel y Lo Prado), Renca y Padre Hurtado, en 33 salas y con 1.150 niños y niñas.

Lectoescritura en pandemia

Hace un mes, la fundación Sara Raier de Rassmuss dio a conocer una alianza con Punkrobot Studio, la firma que estuvo detrás de la producción chilena premiada por con un Oscar Historia de un Oso. “En esta pandemia, los estudiantes de 1º básico son los más afectados. Muchos no tienen acceso a internet para recibir el material y tampoco un adulto que los pueda guiar, que en muchos casos no está. Por esta razón, se nos hizo evidente que teníamos que adaptar Alfadeca a una versión más remota, primero disponibilizando todo nuestro material en la web (www.fsrr.cl), enviando videos, libros y realizando nuestras mentorias vía Whatsapp. Cuando nos dimos cuenta que eso no era suficiente, convertimos Alfadeca en un programa de televisión abierta. Existen 2,7 televisores promedio por casa en Chile, mientras que 170 comunas no tienen acceso a internet. Sabíamos que ese era el camino y también que el programa debía ser atractivo para los niños y niñas ya que son inquietos y se aburren con facilidad, por eso pensamos en Punkrobot Studios para la animación. Ha sido una asociación virtuosa, con su talento y generosidad han hecho un gran trabajo, lo que agradecemos mucho”, explica el empresario, quien asegura que a esta iniciativa también se sumó el grupo CAP.

Alfadeca TV estará compuesto por 33 capítulos de 10 minutos cada uno, donde se concentra todo el programa que habitualmente desarrollan en las salas. Cada episodio –el primero se estrenó hoy- apunta a un contenido estrictamente pedagógico y junto a la británica Alix Anson, lo enfocaron en enseñar a leer y escribir todas las letras del abecedario, sobre todo a aquellos estudiantes que actualmente no tienen una conexión a Internet ni un adulto que los guíe en su aprendizaje. Cada capítulo presentará dos letras en donde los niños y niñas podrán reconocer su sonido y escribirlas. Todo este material, que forma parte del currículum nacional para 1º básico, fue animado por el equipo de Punkrobot Studios.

El equipo de la fundación apoya a los profesores con tutoriales y liberaron todo su material. “Este es un momento muy crítico, que también nos ha llenado de aprendizajes, hay que ser capaces de mutar, crear soluciones y no permitir que los miles de niños y niñas que hoy cursan 1º básico se queden sin aprender a leer y escribir”, señala Rassmuss. Y concluye:Para nuestra familia es muy importante la retribución al país y a las personas con las que trabajamos, creemos que es muy difícil tener empresas exitosas en territorios que no lo son. Creo profundamente en la igualdad de oportunidades y no aprender a leer y escribir en los primeros años de escolaridad definitivamente es algo que desnivela la cancha. Nunca podremos superar la pobreza si nuestros niños no aprenden a leer fluidamente”.