El “nuevo iPad” se parece sospechosamente al número dos de la serie. Pero se las arregla para ser superior. Entonces, la pregunta es: ¿vale la pena comprarlo? Por Federico Willoughby Olivos.

  • 7 junio, 2012

El “nuevo iPad” se parece sospechosamente al número dos de la serie. Pero se las arregla para ser superior. Entonces, la pregunta es: ¿vale la pena comprarlo?
Por Federico Willoughby Olivos.

Aclaración
El nuevo iPad de Apple, el que acaba de llegar a Chile, no es el iPad 3. Ese todavía no existe. Y sí, es cierto que la que está ahora a la venta es la tercera versión de la tableta de la empresa dirigida por Tim Cook pero no, no es el número tres. Nadie sabe muy bien por qué, pero decidieron presentarlo como “el nuevo”. Quizás, y es lo que parece más lógico, se están guardando el número para un cambio dramático, un diseño espectacular, avances impresionantes… o alguna función que nos deje con la boca abierta.
Si hay algo que no tiene este nuevo iPad es el factor asombro. Y que quede claro: no estoy diciendo que se trate de un mal producto o que no valga la pena. Solo que se siente más como una actualización de hardware que otra cosa. Veamos las principales novedades.

Pantalla
La más notoria por lejos es la pantalla Retina Display (que ya habíamos visto en los iPhone 4) que hace que la reproducción de películas, aplicaciones, fotos y etc. tengan una calidad muy sobre el promedio de cualquier dispositivo móvil. Esto es debido a que su pantalla de 9,7 pulgadas tiene espacio para una enorme cantidad de pixeles (1536 x 2048, para ser exactos). Este es probablemente uno de los mejores atributos del aparato ya que hace una enorme diferencia con otros tablet: los colores están bastante cerca de la realidad. O sea, la nueva pantalla, por sí misma, puede ser una razón para actualizar su iPad.

Diseño
El aparato es marginalmente más pesado y grueso que el iPad 2. Es tan poca la diferencia que no se nota, lo que siempre es bueno. Las puntas curvas, el chassis de aluminio y la ergonómica disposición de los botones siguen ahí y, claro, son esos los detalles que han hecho a Apple líder en este segmento.

Interface
No lo vamos a descubrir ahora. Los sistemas operativos que diseña Apple rayan la perfección y siempre es difícil mejorar lo que ya es bueno. La nueva iPad viene con la versión del iOS 5.1 y, además de integrar las conocidas y apreciadas propiedades clásicas del sistema operativo, ahora tomaron “prestadas” ciertas características como el sistema de notificaciones a las cuales se puede acceder con un solo movimiento y desde cualquier aplicación.

Mensajería
Como bien lo dicen los tipos de techradar, este iPad es un equipo más diseñado para consumir “media” (fotos, películas, música, etc.) que para crearla. Es decir, debido a su teclado digital, escribir largos textos puede ser un problema pero es ideal para el email, twitter y facebook.

Cámara
Una de sus “evoluciones” más importantes es que pasó de una cámara con 0.7 mega pixeles a una que cuenta con 5. El cambio en calidad no es menor y, al combinarlo con la pantalla, hace de la experiencia fotográfica y de videos una de las mejores razones para adquirirlo. Eso sí, se extraña la luz de flash.

Batería
Considerando que el iPad es en esencia un aparato portátil, el tema de la batería no es un simple detalle. Aunque la nueva pantalla necesita bastante energía para funcionar, este modelo -con un uso moderado- se debería tener que recargar solamente cada 2 días. Y si estamos hablando de videos, el gasto es de un 15% de la batería por hora (algo así como 3 películas consecutivas).

Conclusión
La nueva iPad no alcanza a tener suficientes innovaciones como para pensar que estamos comprando un producto totalmente nuevo, pero tiene detalles tan importantes (especialmente la nueva pantalla) que hacen que las principales áreas asociadas a las tablets (ver películas, fotos y realizar videollamadas) se conviertan en experiencias sublimes. De hecho, si es un asiduo a tales tareas, le será muy difícil volver a su iPad 2.