–¿Dónde estamos, cuándo estamos? –pregunta Marty McFly. –Nos dirigimos a Hill Valley, California, a las 4.29 pm del miércoles 21 de octubre de 2015 –responde el Doc Emmet Brown. –¿El año 2015? ¡Estamos en el futuro! –dice Marty McFly, entusiasmado por la nueva aventura. Así comienza el viaje de “Volver al futuro II”, con los […]

  • 21 octubre, 2015

back to the future

–¿Dónde estamos, cuándo estamos? –pregunta Marty McFly.
–Nos dirigimos a Hill Valley, California, a las 4.29 pm del miércoles 21 de octubre de 2015 –responde el Doc Emmet Brown.
–¿El año 2015? ¡Estamos en el futuro! –dice Marty McFly, entusiasmado por la nueva aventura.

Así comienza el viaje de “Volver al futuro II”, con los personajes de Michael Fox y Christopher Lloyd dentro del DeLorean. La película estrenada en 1989 transcurre en un futuro que hoy ya es nuestro presente, con muchas predicciones que se cumplieron casi al pie de la letra, otras que son mejores y otras que aún son parte del deseo común de todos los fanáticos de la película y la tecnología.

Volver al futuro es una de las películas más influyentes, y no solo en el cine, sino que en nuestras vidas, ya que no muchos largometrajes pueden decir que el mundo espera con interés una fecha concreta en la vida real de algo que pasó en la gran pantalla.

Los autos voladores, hoverboards, publicidad en 3D y Tiburón 19 son solo algunas cosas que esta gran trilogía hizo que esperáramos. Para muchos, sobre todo en la época de su estreno, fueron esperanzas para el futuro, y quizás para otros tantos, una verdadera inspiración.

Además, en esta película se establecen un conjunto específico de reglas de viajes en el tiempo que incluso el día de hoy, las películas continúan siguiendo estas directrices.

Hoverboard

Si bien Volver al Futuro intentó predecir el futuro (nuestro presente) y hacer parecer cómo se vería ese futuro en la vida real, la verdad es que ese futuro está intentando ponerse al día con la película.

En la película pueden verse los autos voladores, un sueño que hasta el día de hoy todavía lo es, lo mismo que los hoverboards, y si bien ambas ideas aún no se concretan como en la película, sí hay empresas que intentan hacer realidad esa tecnología para hacer que realmente las cosas floten, y cada vez que se ve algo así, es imposible dejar de pensar que “eso es tan Volver al Futuro”. Estamos viviendo el futuro.

Y no solo en tecnología esta película tuvo un fuerte impacto. Pepsi está haciendo una réplica de la botella de Volver al Futuro y Nike ya quiere poner en venta las zapatillas con cordones autoajustables.

En general, la tecnología está bastante cerca a lo que hay hoy en día. Los lentes inteligentes, el reconocimiento dactilar, las video llamadas e incluso los tablets ya existían en aquel futuro de la película. Eso sí, en lo que más alejado estuvo el filme fue en la moda, algo que no muchos lamentarán.

Probablemente mientras estaban escribiendo el guion de la película, Robert Zemeckis y Bob Gale no se imaginaban el impacto de lo que estaban creando. No estaban prediciendo el futuro, sino que dieron objetivos para alcanzar, y podemos decir que en muchos aspectos, Volver al futuro hizo el futuro lo que es hoy.