A la dopamina y endorfina, neurotransmisores científicamente relacionados con la sensación de felicidad, se suma una nueva compañera: la hipocretina -o también llamada orexina-. Esta molécula se ubica en el mismo lugar donde la dopamina actúa para generar placer y sentimientos de recompensa, por lo que probablemente ambos químicos trabajan juntos, dice TIME. Por años, […]

  • 18 marzo, 2013
Smiley. Foto Flickr

Smiley. Foto Flickr

A la dopamina y endorfina, neurotransmisores científicamente relacionados con la sensación de felicidad, se suma una nueva compañera: la hipocretina -o también llamada orexina-.

Esta molécula se ubica en el mismo lugar donde la dopamina actúa para generar placer y sentimientos de recompensa, por lo que probablemente ambos químicos trabajan juntos, dice TIME. Por años, la hipocretina estuvo relacionada solo al sueño y al apetito.

En un estudio recientemente publicado en Nature Communications, la Universidad de California de Los Angeles descubrió que esta molécula aumenta los niveles de emociones positivas e interacciones sociales.

Pero como sugieren otras investigaciones, la hipocretina podría estar también relacionada a sentimientos de enojo y adicciones. Por ejemplo, un estudio en animales encontró un vínculo entre el neurotransmisor y las ansias de sentir placer generadas por el consumo de drogas o alimentos altos en grasas.

Revise el artículo completo en TIME y los detalles del estudio en Nature Communications.