Un estudio publicado en la revista European Urology Focus descubrió la capacidad antitumoral de [tweetable]la Mycobacterium brumae, capaz de reducir el crecimiento de tumores de vejiga y de activar una respuesta inmunológica[/tweetable]. Hasta ahora se utilizaba la Mycobacterium bovis (BCG) para tratar el cáncer de vejiga superficial, pero con numerosos efectos adversos, como infecciones que […]

  • 7 octubre, 2015

cancer

Un estudio publicado en la revista European Urology Focus descubrió la capacidad antitumoral de [tweetable]la Mycobacterium brumae, capaz de reducir el crecimiento de tumores de vejiga y de activar una respuesta inmunológica[/tweetable]. Hasta ahora se utilizaba la Mycobacterium bovis (BCG) para tratar el cáncer de vejiga superficial, pero con numerosos efectos adversos, como infecciones que deben tratarse con fármacos antituberculosos.

El grupo de Investigación en Micobacterias del Departamento de Genética y Microbiología de la Universitat Autònoma de Barcelona testeó la Brumae en ratones con tumor en la vejiga. Los científicos observaron que los roedores tratados con esta micobacteria sobrevivieron más tiempo que los no tratados o los que recibieron tratamiento con BCG. Además, la micobacteria Brumae no tiene riesgo de provocar infecciones.

«Los resultados obtenidos indican que el Micobacterium brumae es un candidato idóneo para sustituir al tratamiento actual con BCG para el cáncer superficial de vejiga», concluye la investigadora de la UAB Esther Julián.