De vuelta en la rutina del trabajo, para muchos el café pasa a ser un gran aliado. Más que un combustible para seguir trabajando, tomarse un tiempo e instalarse en una cafetería puede ser clave para nuestra salud mental en épocas tan agitadas. Nada de pedirlo para llevar.

  • 14 marzo, 2019

El kilómetro cero

No tienen el mejor café de Santiago, pero son el principal punto de encuentro del Paseo Ahumada y probablemente del centro de Santiago. Es que la sede central de Café Haití funciona en este lugar desde 1947. Es decir, desde los años en que por esta vía aún circulaban autos. Aquí la oferta es simple y concreta: café, té y jugos; además de café recién molido para llevar e inclusos algunas cafeteras domésticas. Sin embargo, el principal atractivo de este sitio es la fauna –principalmente masculina– que lo habita, conformada por una curiosa mezcla de jubilados, ex futbolistas, periodistas deportivos y oficinistas. Si usted no ha ido al Haití, simplemente no conoce el centro.

Ahumada 140, teléfono 227374323, Santiago.

Un oasis

Hace cinco meses comenzó a funcionar al interior del Museo Chileno de Arte Precolombino un café a cargo de la gente del Blue Jar. Aprovechando uno de los patios interiores del edificio, el Café Precolombino resulta el lugar perfecto para resguardarse del intenso ajetreo que posee el centro de Santiago. Acá hay varias opciones para desayunar e incluso almorzar, pero lo que nos convoca en esta ocasión es su gran café de origen colombiano y que es traído en forma exclusiva por esta cafetería a Chile para su posterior tueste o molienda. Es decir, café de especialidad en un sitio ideal para estar tranquilo, casi en el anonimato, durante un par de horas. Ojo, también funciona los fines de semana.

Bandera 361, teléfono 232013622, Santiago.

Hasta con cerveza

Hace rato que ya no existe el restaurante Ópera en la esquina de Merced con José Miguel de la Barra y no son pocos los viudos que aún lo lloran (entre los que me incluyo). Afortunadamente, su vecino Café del Ópera sigue funcionando a un costado del extinto restaurante. Abre de lunes a domingo, por lo cual su público va cambiando en la medida que se acerca el fin de semana, pasando de clientes mayoritariamente oficinistas a familias completas que recorren los barrios Lastarria y Bellas Artes. Sus buenos helados y canastas de once tienen gran salida durante estos días. Como si fuera poco, acá uno también puede pedir una buena cerveza en vez de café. Así da gusto.

Merced 391, teléfono 226643048, Santiago.

    

Elegancia y tranquilidad

El hotel Singular de calle Merced es famoso por su bar en la azotea, donde cada tarde-noche, varios llegan a disfrutar de su barra y su impresionante vista del Parque Forestal y el cerro San Cristóbal. En el primer piso de este edificio –junto a su lobby– funciona un café bar que, de verdad, es un lugar único en Santiago. Ahí es posible tomar un café temprano por la mañana, una copa de aperitivo al mediodía o volver por un café después de almuerzo. Tiene una larga mesa tipo barra con vista a la calle Merced, ideal para reunirse con varias personas o incluso trabajar con el computador mirando al exterior. De verdad, uno de los mejores lugares de la ciudad para cortar el día con un café… o con un trago.

Merced 294, teléfono 223068820, Santiago.

 

En territorio de cafeína

El Drugstore debe ser uno de los lugares de Santiago que reúne más cafeterías, todas muy concurridas. Hay desde un Starbucks, el clásico Tavelli (que debe ser el café donde más entrevistas se han realizado en Chile) y el más joven, La Resistencia. Por el costado, en Andrés de Fuenzalida, existe un lugar más pequeño, pero que tiene una bien merecida fama y amplia gama de clientes. Hablamos del clásico Sebastián, café y heladería donde abundan los escritores, editores, periodistas, actores y jubilados. Junto a su buen café hay que destacar sus sándwiches de miga, pailas de huevo y –cómo no– sus helados. Para los próximos meses se espera la apertura de un nuevo Sebastián en la zona de Francisco Bilbao con Antonio Varas.

Andrés de Fuenzalida 26, teléfono 222319968, Providencia.

En vitrina

No es grande, sofisticado ni conocido, pero algo tiene. Ubicación y vista, puede ser. El Café Mayor, una pequeña cafetería ubicada abajo del hotel Torremayor, justo en Ricardo Lyon con Providencia. Obviamente se trata de una esquina concurrida, con alta circulación de peatones y vehículos. De hecho, casi siempre hay algo de atochamiento en la calle. Sin embargo, dentro de esta cafetería reina la paz. Hay mesas estilo barra para disfrutar de un café y también cómodos sillones por si uno quiere flojear o conversar más cómodamente con más gente. Es agradable observar el vértigo que se vive en el exterior como en una película muda. Un agradable ejercicio de contemplación.

Ricardo Lyon 25, teléfono 224838000, Providencia.

Café y pan

Comprar pan fresco es una costumbre que se ha ido perdiendo en ciudades como Santiago. Afortunadamente existen lugares como Metissage, en Vitacura, donde a toda hora es posible comprar pan recién hecho a toda hora, con excepción de los domingos. Ahí es posible además tomar un buen café. Dependiendo de la hora en que uno necesite el pan (desayuno, almuerzo o comida), vale la pena programarse y llegar con tiempo. De esta forma, uno se toma tranquilamente un café y luego lleva buen pan a casa.

Av. Vitacura 3187, teléfono 222633780, Vitacura.

Estilo ejecutivo

El sector de El Golf es un lugar más que concurrido, sobre todo en días de semana. Atentos a este movimiento, hace algunos años en el hotel Ritz Carlton aprovecharon su estratégica ubicación y decidieron abrir el Café Ritual, que funciona de lunes a viernes a contar de las siete y media de la mañana. Su servicio de café para llevar es altamente solicitado, pero también resulta agradable parar ahí un rato. Sobre todo porque su terraza –calefaccionada en los meses fríos– invita a desconectarse de la rutina, tomar algo caliente y observar la gente –siempre presurosa– pasar.

Apoquindo 3350, teléfono 224708500, Las Condes.

Lo que faltaba

Plaza Las Lilas, en el corazón de la Providencia más residencial, se ha convertido en un sector que mantiene una buena afluencia de público durante toda la semana. Por lo mismo hacía falta un lugar como Dolce & Salato, un café –también restaurante– que funciona en una casa patrimonial del sector desde inicios de 2017 y que –además de su buena atención y productos– destaca por tener la capacidad física de recibir buenos flujos de comensales. Un lunes, un jueves o el fin de semana, aquí siempre vale la pena pasar un rato por un café.

Eliodoro Yáñez 2820, teléfono 97790641, Providencia.