Una investigación arrojó que [tweetable]las palomas pueden convertirse en una especie de detectives del cáncer[/tweetable], según los autores de un nuevo estudio publicado en la revista PLOS ONE que afirma que estas aves ofrecen un gran potencial en la detección de la enfermedad. Estos pájaros pueden ver más longitudes de onda de luz de lo […]

  • 20 noviembre, 2015

paloma_peru

Una investigación arrojó que [tweetable]las palomas pueden convertirse en una especie de detectives del cáncer[/tweetable], según los autores de un nuevo estudio publicado en la revista PLOS ONE que afirma que estas aves ofrecen un gran potencial en la detección de la enfermedad.

Estos pájaros pueden ver más longitudes de onda de luz de lo que pueden los humanos, incluyendo la luz ultravioleta, lo cual es impresionante si se considera que sus cerebros son alrededor de una milésima del tamaño del nuestro. Estudios anteriores han demostrado que las palomas pueden usar señales visuales para poner objetos en categorías y que pueden diferenciar entre las letras del alfabeto.

Al enterarse de las capacidades visuales de las aves, el doctor Richard Levenson, profesor y vicepresidente de tecnologías estratégicas en el departamento de patología médica y medicina del laboratorio de la Universidad de California-Davis Medical Center, se preguntó si podía aprovechar ese poder para algo. En otras palabras, las mal llamadas “ratas con alas” se convertirían en ratones de laboratorio con alas.

Levenson se puso en contacto con el doctor Ed Wasserman, un profesor de psicología experimental de la universidad de Iowa para colaborar en el experimento el que, según Levenson, fue un éxito. Wasserman aseguró que las palomas respondieron al desafío visual.

Para el experimento, ocho aves fueron puestas en una caja de alta tecnología en la que se les mostró una imagen junto con dos cajas. Los portaobjetos mostraron imágenes relativamente sencillas de células cancerosas, y también células no cancerosas a partir de muestras reales de tejidos de mama.

Los científicos entrenaron a los pájaros a picotear una caja si la muestra era maligna. Luego de 15 días de entrenamiento, las aves fueron capaces de distinguir la diferencia, incluso con imágenes que no habían visto antes. Las palomas mostraron éxito notable al obtener la respuesta correcta 85% de las veces. Eso sí, a las palomas nos les fue tan bien con la clasificación de densidades o masas mamográficas sospechosas.

Los investigadores no proponen que las palomas reemplacen a los expertos humanos, pero sí se preguntan si algún día las aves puedan usar algoritmos informáticos que se utilizan hoy en día en las pruebas de la nueva tecnología de diagnóstico médico como un sustituto en las primeras etapas de desarrollo.

Revise el artículo completo en CNN.