Aprendoencasa.org es una plataforma web que funciona hace poco más de una semana y que busca apoyar a las comunidades educativas de Latinoamérica con contenidos digitales de calidad. La iniciativa comenzó en Chile y ya está presente en siete países.

  • 6 abril, 2020

El 15 de marzo cuando el gobierno anunció que se suspenderían las clases en jardines infantiles, colegios y universidades de todo el país para prevenir la propagación masiva del Covid 19 muchos se preguntaron si sería posible salvar este año lectivo. Al día siguiente, y en tiempo record, muchos establecimientos comenzaron a subir contenidos curriculares a la web para que los estudiantes pudieran aprender y ejercitar las materias en línea desde sus casas.

Por esos días también, la antropóloga y comunicadora social Ana María Raad decidió que desde la sociedad civil era posible hacer un aporte complementario al esfuerzo curricular que estaban haciendo el Ministerio de Educación y los diferentes planteles. Al alero de la oficina regional de Harvard en Chile, Raad comenzó una cruzada para elaborar una plataforma donde se pudieran subir y compartir contenidos con fines educativos de una amplia gama, pero todos con un sello de calidad indiscutible.

Su amplia experiencia y redes en el mundo de la educación, cultura, innovación y las ciencias le permitieron contactar con rapidez a varias organizaciones -chilenas e internacionales- relacionadas al mundo de la educación. La invitación era clara: compartir contenidos de calidad en una plataforma colaborativa que sería luego ordenado por un equipo operacional, de manera de facilitar la búsqueda para profesores y familias.

La plataforma fue bautizada aprendoencasa.org y se lanzó al ciberespacio hace una semana. A la fecha congrega a 50 organizaciones de ámbitos distintos, como arte y cultura, educación, ciencia y tecnología, movimientos sociales y startups. Y, según cuenta Raad, cada semana se suben, en promedio, cinco nuevas organizaciones. “Estamos frente a un verdadero Netflix para explorar contenidos que nos permiten descubrir, imaginar y aprender”, enfatiza la antropóloga y directora de ecosiSTEAM del centro David Rockefeller de Harvard.

Entre las organizaciones que son parte de la iniciativa están las chilenas Municipal Santiago, EducarChile, Aptus, Enseña Chile y País Digital. También participa Sésamo, institución con presencia en toda Latinoamérica y que tiene a cargo de la realización del famoso programa Plaza Sésamo; Varkey Foundation, ecosiSteam y Opera Latinoamericana OLA, las tres con presencia global; 100 Cuentos de Uruguay; Fundación Ecuador y Somos el Cambio, de México.

Planes en carpeta

El equipo de Aprendoencasa.org es pequeño y opera desde Chile, Estados Unidos e Inglaterra. El teletrabajo les permite coordinar en línea las diversas tareas que consisten principalmente en la categorización del contenido que suben las distintas instituciones. Las etiquetas son por el fondo temático (cultura, ciencia, innovación, etc) o por la forma del contenido. Así, por ejemplo, existen “cursos en línea o tutoriales”; “eventos o actividades”; “libros”; “catálogos”; “sitios web y plataformas”; “juegos”; “imágenes” y “videos”.

Aunque Aprendoencasa.org nació en Chile, la plataforma también funciona en otros países, como Uruguay, Argentina, México, Colombia, Ecuador, Paraguay y España. El capital semilla para la iniciativa lo puso la embajada de Estados Unidos en Chile, pero el equipo detrás del proyecto ya está en búsqueda de nuevos auspiciadores. “Estamos hablando principalmente con empresas chilenas y fundaciones internacionales. La idea es que los nuevos aportes nos permitan potenciar el sitio y dotarlo de inteligencia superior que facilite una gama extensa de posibles interacciones entre los usuarios”, explica Raad.

Si la primera etapa del proyecto apunta a la colaboración entre diferentes actores para aportar con contenidos educativos de calidad para la comunidad, un segundo paso busca generar redes de apoyo entre los diversos actores del plan. En una tercera fase, la plataforma espera convertirse en un buen termómetro para testear experiencia de homeschooling y en un banco de buenas prácticas educativas, las que se pueden establecer mediante la conversación y el feedback generado por las instituciones participantes sobre sus diversas experiencias en la interacción con los usuarios. En el corto plazo, el proyecto, además, pretende desarrollar una App para poder masificar la experiencia a través de los teléfonos.

“Creemos que el juego, la exploración y la conexión emocional con los contenidos complementan de manera importante las materias de corte curricular que han aportado las autoridades y los colegios. Aquí el mundo privado y el público no compiten”, asegura Raad. Agrega que se ha comunicado con diversos ministerios en Latinoamérica para establecer colaboraciones, de los cuales ya han establecido líneas de acción con Perú y Ecuador, mientras que en Chile los contactos se han dado principalmente a través del ministerio de Cultura.