Pudo ser simplemente el patio trasero del edificio Dos Caracoles, pero con el paso de los años se transformó en una de las áreas más pujantes del barrio y la ciudad en materia de restaurantes. Y lo mejor es que –cual mancha de aceite– se ha extendido por las calles aledañas.

Fotos: Verónica Ortíz