La semana pasada, Jerry Yang dijo adiós a la compañía que fundó hace 17 años. Fue la última víctima en una empresa desesperada por sobrevivir.

  • 26 enero, 2012

La semana pasada, Jerry Yang dijo adiós a la compañía que fundó hace 17 años. Fue la última víctima en una empresa desesperada por sobrevivir. Por Federico Willoughby Olivos.

Jerry Yang, el fundador de la que fuera la punto com más importante del universo –y que sigue siendo la página más visitada en Estados Unidos–, dijo adiós a su creación. El anuncio lo comunicó el recién elegido CEO, Scott Thompson (ex ejecutivo de PayPal quien vino a reemplazar a Carol Bartz, que a su vez fue despedida por e-mail al no poder revivir la compañía después de 4 años), y la verdad es que no sorprendió mucho. De hecho, hasta el día de hoy se recuerda a Yang como el responsable único de rechazar repetidamente las ofertas que Microsoft hizo por la empresa, que llegó a valorar el 2008 a Yahoo! en 47.5 mil millones de dólares, precio mucho más alto de lo que valía la acción entonces.

Por ahora, se dice que la salida de Yang (que también renunció a su cargo honorario de Chief Yahoo!) tuvo que ver con los enormes cambios y ventas de activos que vienen. Es más, hasta la renuncia del fundador no eran pocos los que señalaban que Thompson era un simple yes man de Yang. Con su partida, por cierto, queda la puerta abierta para que la compañía inicie un agresivo proceso de desprendimiento de sus activos. Se dice que es inminente la venta de Yahoo! Japón y del 40% que la compañía tiene del grupo chino Alibaba, operación que le debería reportar a la empresa una suma cercana a los 17 mil millones de dólares.

Además, en tres semanas se abre el proceso para cambiar directores: en un escenario en el que Yang ha recibido todas las críticas posibles en torno a su gestión, muchos tomaron la salida del fundador como una manera de evitarse la humillación de que lo sacaran a la fuerza.

No sé sabe lo que pasará y si el nuevo CEO será capaz de levantar una empresa que lleva demasiados años a la deriva. Lo bueno es que por ahora ya no podrán culpar a Yang. Algo es algo.


 

Start up: Libros interactivos para Kindle

Coliloquy, una empresa establecida en Palo Alto, está segura de ser la próxima gran novedad en libros para Kindle. Y bueno, de partida ya son novedosos porque en vez de ser simples libros son aplicaciones interactivas. Así, cada uno de ellos contiene diferentes líneas argumentales, contenido personalizado y una serie de extras que se supone los hacen únicos. Ya publicaron cuatro libros, entre ellos Witch´s brew, la historia de una bruja moderna, además de otros títulos de romance y misterio. Cada uno vale entre US$3,99 y US$7,14.

 


Links

imcreator.com: finalmente, un sitio que entiende que a estas alturas de la evolución de la Internet es intolerable que sea tan difícil armar un página propia. IM Creator hace que el diseñar una página sea algo intuitivo, fácil y entretenido. Ofrece planillas para partir o también la posibilidad de partir desde cero. Ah, y es gratis. mypermissions.org: en un momento en el que gracias a las redes sociales la privacidad es casi un bien en extinción, este sitio permite, en no más de 2 minutos, arreglar los niveles de seguridad y empezar a navegar de manera confiable. Y de paso, sirve para enterarse de qué tanta info sobre nosotros ya manejan estos sitios. Bhardlywork.in: simple, efectiva e ideal para inútiles y sacadores de vuelta. Esta dirección convierte nuestro perfil de Facebook en una planilla de cálculo que es imposible de detectar por nuestros jefes.

 


Futuro: SoundsGood Hearing Aid.

 

Parecen aros, pero es la increíble solución del estudiante Peiqi Tang para que los audífonos sean más efectivos. No sólo tienen una apariencia sofisticada sino que también muestran con distintos colores si la persona está escuchando lo que uno dice. Verde, si se escucha bien; azul, si uno habla muy bajo; rojo, si uno está hablando muy fuerte, y así…