Este lunes 5 de marzo gran parte de los chilenos volverán a su rítmo habitual de vida después de las vacaciones de verano.

  • 27 febrero, 2018

Para los quienes están en el colegio o universidad fueron meses de descanso, en tanto para la mayoría de los adultos sólo un par de semanas. En cualquiera de los casos la vuelta a la rutina puede traer consigo trastornos del sueño como insomnio o somnolencia diurna, afectando el normal desarrollo de la vida diurna laboral o escolar.

Para evitar trastornos del sueño “sirve prepararse desde dos a cuatro días antes acostándose entre 20 a 50 minutos más temprano cada noche, hasta llegar a la hora deseada que asegure entre 8 a 10 horas de sueño por noche” afirma Pedro Moya, neurólogo de Clínica Somno.

La sensación de somnolencia diurna favorece a que las personas decidan tomar siestas para regularse. Es negativo que una persona que no duerme siestas regularmente lo haga ahora ya que se modifica el hábito del sueño y eventualmente se puede llegar a afectar la salud.

Para finalizar, el neurólogo de Clínica Somno recomienda para volver a la rutina: “Hidratarse bien y mejorar al máximo el confort de la habitación sacando la televisión, tablets y celulares. Lo ideal es que sea sólo un espacio para dormir, descansar y tener relaciones sexuales. Esto es clave a la hora de una buena higiene del sueño”.

Además, es muy importante mantener hábitos saludables de alimentación y ejercicio físico, y en especial respetar reglas primarias de higiene del sueño como no comer alimentos pesados o en exceso durante la noche, y que el horario de ingesta de la última comida sea dos horas antes de dormirse.