Por: Alexandra Timmermann
Foto: Verónica Ortíz

  • 30 noviembre, 2019

No se trata solo de cuidar el planeta para disminuir las emisiones tóxicas y la contaminación, sino también de vincular a los ciudadanos, de generar una red para compartir objetos de un modo desinteresado. Eso es “TeDoy”: un servicio diseñado bajo el concepto de un consumo colaborativo desprendido y una apuesta por la reutilización.

¿Cómo nace esta idea de hacer circular objetos diversos para ser usados y que no terminen en el basurero? La idea nació de Phelippe Muzz, 38 años, publicista. Él entendió que lo suyo estaba en el ámbito social cuando comenzó a organizar charlas para promover una comunicación activa dentro de su universidad (UNIACC), en medio de las protestas estudiantiles el 2011. Desde ese momento y gracias a un blog argentino que le compartió un amigo, emprendió en un nuevo proyecto con un modelo distinto. Así es como “Te doy” lleva ya ocho años funcionando, a través de grupos de Facebook comunales y nacionales, los cuales ya llegan a 21, y hace un par de meses abrieron la tienda “Te doy ropa” en Ñuñoa.

La iniciativa partió con una idea llamada “Libro a luka” el año 2011. El objetivo era democratizar la lectura a través de un ejercicio colaborativo. No funcionó como creía, pero no renunció a la idea. A través de un grupo de Facebook echó a andar este nuevo modelo colaborativo desprendido bajo el nombre de “TeDoy”.

El modelo funciona con la premisa de confiar en la gente e incentivar la conciencia de un consumo generoso y desapegado. Puedes donar una prenda de ropa que ya no usas, pero sin esperar nada a cambio y de pedir en el caso de necesidad. Esto permite una actitud más responsable y circular con el medioambiente, a través de la reutilización y la colaboración entre personas. Y es que además del objetivo concreto por hacer circular “las cosas”, también se genera un ejercicio de desprendimiento, de combatir la competitividad y acotar el sobreconsumo.

“Nuestro propósito es aumentar la confianza y la conciencia humana”, se explicita en la página web de “TeDoy”, poniedo en línea nuevos modelos circulares de producción y consumo sustentable. Todo esto con el claro próposito de aportar o hacer concienca en recuperar el equilibrio personal, social, económico, cultural y medioambiental de la vida en el planeta.

Son varias las líneas de trabajo, pero una de las fundamentales de “TeDoy” tiene que con la donación de ropa y que alguien la pueda mantener en uso. ¿Por qué? Porque como bien explica Phelippe, la industria textil es una de las más contaminantes del planeta. De hecho, en términos de impacto ambiental, ocupa el segundo lugar luego da la petrolera.

¿Cómo funciona? Hay puntos fijos y móviles en los que pudes dejar camisas, zapatos, gorros, pañuelos, pantalones, chaquetas o cualquier prenda en buen estado, para que cuaqluier persona pueda vestirse sin tener que pagar ni tener que entregar algo a cambio. No se trata del antiguo “trueque”, sino de la puesta en marcha de una economía colaborativa que echa mano de las plataformas digitales para generar la interacción de las personas.

“Los usuarios seleccionan el rol que desean en cada momento o varios roles simultáneamente (por ejemplo: vendedor y comprador); es un sistema abierto y dinámico. Normalmente, existe un sistema de evaluación entre usuarios, mediante el cual adquieren una reputación y, con ella, la confianza necesaria para seguir llevando a cabo la actividad que deseen”, señala Muzz.

¿Cómo opera esta idea? Así: la primera prenda que escojas es un regalo. La segunda tienes que ponerle precio, pero basado en tu criterio de consumo y capacidad económica, y de la tercera en adelante “Te doy” le pone el precio referencial.

Esta verdadera red ciudadana tiene una división de servicios: Te doy móvil, Fundación Te doy, Te doy tienda, Te doy ropa y, próximamente, Te doy noticias. “Esto te permite conseguir productos sin pagar ni entregar algo a cambio, eliminando la compra, venta, préstamos y créditos”, afirma su fundador.

Phelippe Muzz tiene el convencimiento de que hay un sistema económico que está obsoleto, por lo que ha llegado el momento de levantar y construir los pilares de una economía colaborativa que aporte en el ámbito social, personal y medioambiental.

En el fondo, “Te doy” es una apuesta por crear un nuevo modelo de consumo y producción sustentable, pero anclado en la necesidad de expandir generosidad, de activar la entrega desprendida y de despertar la convicción de que la austeridad es un valor que hay que alimentar.