La capital argentina siempre ha sido objeto de deseo para los chilenos y más aún en momentos en que el cambio de moneda nos favorece. Como ahora, cuando recorrerla –y sobre todo saborearla– se hace aún más agradable.

Deliciosa parrilla

Se calcula que en la capital argentina existen alrededor de seiscientas parrillas. Las hay de todo tipo: populares, elegantes, turísticas, al paso y más. Sin embargo, hay una que desde hace un rato viene haciendo noticia. Se trata de Don Julio, ubicada justo en la esquina de Guatemala con Gurruchaga, en Palermo, que se encuentra en el lugar número seis en la última versión de los premios 50 Best Latinoamérica. Aquí la carne proviene de animales alimentados solo con pasto, todos sus embutidos son de elaboración propia, trabajan con productores de verduras exclusivos y respetando su estacionalidad. Además, tienen una carta de vinos que muestra prácticamente toda la producción de nivel que se hace en Argentina. El resultado es un sitio donde no se escapa detalle alguno. ¿Qué pedir? No perderse su famosa entraña a punto, su selección de achuras (unas mollejas de película), los embutidos de la casa y el inigualable asado de tira. Hay que reservar (se puede hacer por internet), de lo contrario, olvídelo.

Guatemala 4691, teléfono (5411) 48319564, Palermo.

Comiendo en la barra

Según datos del gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, de lunes a viernes unas seis millones de personas almuerzan en la llamada capital federal. Por ende, las colas son parte de la rutina. Es lo que pasa a contar de –más o menos– la una de la tarde en el Café Paulín, en pleno microcentro porteño. En la vereda de la calle Sarmiento comienza la fila de los que esperan por un puesto en la barra ovalada de este local, que ofrece principalmente sándwiches. Triples de jamón y queso; con huevo duro; de bondiola y queso; de milanesa con cebolla; con tomate y lechuga; de peceto (carne mechada); de mortadela y queso; además de empanadas, pastel de papa y tortillas. Todo bien hecho, contundente, rápido, y por pocos pesos.

Sarmiento 635, teléfono (5411) 43252280, Microcentro.   

 

Un sobreviviente

Hace ya dos décadas, al barrio de Palermo han llegado vecinos jóvenes a vivir, pero también se han instalado bares, tiendas de diseño, boutiques, pequeños teatros, productoras de televisión y más. Distintas zonas han ido tomando apellidos como “Soho” o “Hollywood”. Al parecer, acá todos quieren ser cool. Bueno, no es el caso del Varela Varelita, un café bar que funciona desde 1950 en la esquina de Scalabrini Ortiz con Paraguay con la misma oferta de vinos, vermús, whiskies, cervezas, sándwiches de lomo o milanesa, fiambres y poco más. Acá aparte de comer y beber se conversa, se juega ajedrez, se estudia, se lee y se ve algún partido de fútbol. Javier Giménez, que llegó hace casi treinta años a lavar copas al Varela Varelita, es hoy uno de sus socios y sigue detrás de la barra. Vale la pena darse una vuelta por este cafetín porteño. Además, con un poco de suerte puede toparse con alguno de sus clientes más famosos, como el cineasta Luis Ortega (hijo de Palito) o el escritor César Aira.

Scalabrini Ortiz 2102, teléfono (5411) 44444444, Palermo.

La florería donde se bebe

La calle Arroyo es de las más exclusivas y caras de Retiro y tal vez de la ciudad. En el número 872 funciona una florería que vende –obviamente– flores y vinos, pero que tiene un bar en su subsuelo que funciona todos los días a partir de las seis de la tarde. Se trata de Florería Atlántico, uno de los quince mejores bares del mundo según  The World 50 Best Bars, fundado por Tato Giovanonni –algo así como el padre de la nueva coctelería argentina– en 2013, y que se define como un bar de inmigrantes, tratando de plasmar en su carta la historia migrante de Buenos Aires. En este lugar no se nota si es domingo, martes o jueves, todas las noches tienen lleno total y algún DJ hace sonar vinilos, requisito obligatorio que impone el bar a quienes contrata para poner música. Sus bartenders siempre tratarán de convencer al cliente de que pruebe alguna de sus creaciones. Hay mucha variedad y mucho invento. Cócteles con agua de mar, cortezas de cítricos recicladas, té, mate y hongos tratados previamente con arena; entre otras particularidades, además de un buen número de negronis de autor. También se puede comer una buena variedad de tapas y platos.

Arroyo 872, teléfono (5411) 43136093, Retiro.

Lo nuevo de Olivos

El barrio de Olivos, en la zona norte de la ciudad, poco a poco comienza a consolidar una interesante oferta gastronómica. Hay restaurantes peruanos, parrillas, japoneses y cafés. Y como no podía faltar una pizzería, hace tan solo unas semanas abrió sus puertas Orno, un sitio especializado en este tipo de preparaciones que rápidamente se convirtió en uno de los favoritos de vecinos del barrio y afuerinos. En Orno mandan las pizzas individuales preparadas en horno a leña y que se pueden pedir en clave tradicional con variedades como mozzarella, pepperoni o margarita, y también se ofrecen otras más osadas como la Pumpkin (crema blanca de ajo asado, calabaza ahumada, ricota, hinojo a la leña, queso parmesano, queso ahumado, ciboulette y aceite de oliva) o la Big Kahuna (salsa de tomate, jamón cocido, jalapeños encurtidos, piña asada, mozzarella flor di latte fresca y ahumada). También hay fainá y unas excelentes empanadas, sobre todo las de carne y las de cebolla y queso. Todo esto, en un comedor de mesas compartidas y decoración minimalista. A medio camino entre hipster y vintage, pero al mismo tiempo muy acogedor.

Corrientes 402, teléfono (5411) 40685330, Olivos.

La renovación

A propósito del proyecto que pretende devolver el Mercado Municipal de Providencia a su edificio original, en Buenos Aires hace un rato que se viene trabajando en este tema. El último en entrar en esta nueva etapa de funcionamiento es el Mercado de San Nicolás, ubicado justo a la salida de la estación Callao. Abierto desde 1966, llegó a tener más de 130 locales, pero durante las últimas décadas había entrado en decadencia y solo quedaban once comercios funcionando a duras penas. La refacción ejecutada por el gobierno de la ciudad renovó totalmente las instalaciones y agregó nuevos comercios. A la tradicional oferta de verdulerías, carnicerías, pescaderías y fiambrerías se sumaron especialidades como pastas frescas, comida preparada y una tienda de vinos; además de locales para comer en el mismo mercado como heladerías, cervecerías y cafés.

Avenida Córdoba 1750, teléfono (5411) 48166832, Recoleta.