La capital argentina siempre ha sido objeto de deseo para los chilenos y más aún en momentos en que el cambio de moneda nos favorece. Como ahora, cuando recorrerla –y sobre todo saborearla– se hace aún más agradable.