Como pocos, el BMW X5 ha sido durante toda su historia un vanguardista. Desde sus inicios, como uno de los primeros utilitarios deportivos de lujo, hasta hoy, que con su última generación da catedra de cómo la tecnología puede convertir a tu auto en un eficaz asistente en tu vida.

  • 22 marzo, 2019

Veinte años han pasado desde el remoto 1999, año en que se lanzaba a nival internacional un auto que en ese momento sorprendió, y abrió no solo una nueva tendencia, sino uno de los terrenos más disputados hoy por las marcas premium: los SUV de lujo.

Finales de los noventas y se convierte en un éxito inmediato; la fusión del lujo y la mecánica alemana, junto con las posibilidades y versatilidad de un auto para ciudad y para el campo lo convirtieron en un referente, y ahora llega su cuarta generación a Chile (lo probamos en Estados Unidos, en exclusiva para Chile). 

Para nuestro país, el despliegue tecnológico que mostró en su estreno global se expresa tanto en su cadena de poder, sustentada en un motor de gasolina con seis cilindros en línea y transmisión Steptronic de ocho velocidades, pero sobre todo con su nuevo sistema BMW xDrive de tracción inteligente en todas las ruedas, con bloqueo del diferencial en el eje trasero lo que lo pone por delante de la categoría en términos de capacidades off road.

Su batería tecnológica es bastante impresionante y sin duda quienes prueben varios de sus sistemas se sorprenderán de sus capacidades, que exploran nuevas posibilidades de aplicación de tecnologías autónomas, por ejemplo, ofrece un muy inteligente sistema que es capaz de memorizar los últimos metros recorridos, y se encarga de la dirección de manera completamente autónoma, el mismo trayecto al revés. Muy útil para estacionar o para salir de una calle sin salida a la que ingresamos por error.

Un nuevo sistema de control dinámico coordina su chasis con la amortiguación, con el opcional de suspensión neumática variable en los dos ejes, le otorga un muy buen desempeño en carretera y fuera de ella.

Algo más grande, más robusto con toques agresivos como sus atractivos focos, no solo le dotan de personalidad sino que además sirve como diferenciadores ente las anteriores generaciones del X5. Atractivo y vanguardista, muestra lo que serán las señas de diseño de la gama de todocaminos de la casa BMW, que les denomina SAV (Sport Activity Vehicle).

La nueva interfaz de infoentretenimiento BMW iDrive 7.0 , con su nuevo panel de instrumentos totalmente digital con ambas pantallas de 12,3 pulgadas, también son parte de las cosas que llenarán de entretención, confort y orgullo tecnológico a sus dueños. Es verdaderamente un interior que hay que conocer.