La casa alemana de Münich debe parte de su leyenda a su enfoque deportivo y de lujo llevado a autos compactos y extremadamente ágiles, que fomentaron su valor de clave de experiencia de conducción dinámica. El primero de ellos fue el Serie 3, que fue un escalón previo para otro superventas de la marca, el hatchback Serie 1, que acaba de estrenar su tercera generación en nuestro país.

  • 6 diciembre, 2019

Lanzado por primera vez en 2004, el Serie 1 se ganó un espacio en el mercado por llevar los valores de BMW de manejo muy dinámico y divertido, todo con un enfoque de lujo, al mundo de los hatchback, un formato algo más deportivo para lo que hoy se consideran los más convencionales sedanes. Ahora llega a nuestro mercado con un nuevo diseño, que lo acerca a la nueva generación de modelos de la marca, caracterizada por sus futuristas y agresivos focos, además de su nueva parrilla con los clásicos “riñones” de esta casa, más grandes y llamativos, ahora fusionados en el centro.

La tercera generación del Serie 1 llega a Chile, con 3 variantes: dos versiones movidas por motores de gasolina y un solución diésel. Abre la gama con un bloque capaz de desarrollar 140 caballos de fuerza, para el BMW 118i hasta los muy deportivos 306 caballos del que oficia hoy como tope de gama: el BMW M135i xDrive, que puede acelerar de 0 a 100 km/h en solo 4.8 segundos, con una máxima controlada electrónicamente de 250 km/h.

En este evolución el Serie 1 es más grande, con 34 milímetros más de ancho y 12 mm más en altura, para un espacio interior más abundante, especialmente en el compartimiento trasero. Ofrece un espacio libre adicional de 40 litros respecto la generación saliente, mientras que los pasajeros pueden disfrutar de 13 milímetros extras de espacio.

Muestra llantas de aleación ligera desde 17 pulgadas de diámetro, nuevos tubos de escape, faros delanteros y traseros LED con ahorro de energía. En el apartado tecnológico propone un asistente personal inteligente de BMW capaz de responder y realizar acciones a partir de solicitudes o preguntas del conductor como opcional, lo que lo pone en línea con las últimas tendencias. Una nueva y atractiva evolución para un modelo superventas, que en poco tiempo superó los 2,5 millones de unidades producidas en tan solo sus dos primeras generaciones.