Una marca de lujo tan exclusiva como Bentley puede apoyar en la lucha contra COVID-19 de varias maneras, incluso apelando a la extrema exclusividad. Es el caso de la edición especial del súper exclusivo modelo Mulliner Bacalar. Nada menos que una variante pintada con los siete colores del arco iris, los mismos que componen la vibrante paleta de colores disponibles como parte del espectro de Bentley. Un lujo para clientes de estilo particular y muy jugados. Un mercado que la marca reconoce como pequeño, ya que de esta variante sólo se pondrán a la venta 12 unidades.

  • 5 junio, 2020

El particular diseño de su patrón de colores nace de una competencia que la firma realizó durante la cuarentena entre sus colaboradores y sus familias. Así diseñaron su propio Bentley Mulliner Bacalar. Según el director de Diseño de Bentley, Stefan Sielaff, se seleccionó un ganador para el diseño exterior del auto y otro para el interior. La ganadora del exterior fue Eleanor, cuyo vibrante concepto con temática del arcoíris reflejó la situación actual con un símbolo de agradecimiento y esperanza.

A medida que Bentley comienza su recuperación del coronavirus y continúa apoyando a la comunidad, su propia versión del arcoíris se puede crear a partir de una gama de pinturas tan diversa como extensa. Desde rojos intensos, pasando por tonos medios, hasta azules y púrpuras enérgicos, completando los siete colores que componen el arcoíris de Bentley:

Dragon Red II: rojo metálico que se usó por primera vez para lanzar el Continental GT V8 en 2012 y su segunda versión, Dragon Red II, como color de lanzamiento para el Bentayga V8.

Orange Flame: combina con otros colores de la paleta como Citric y Magenta y es una mezcla de pigmentos de Mica y aluminio en polvo, se pinta en una sola capa, luego un revestimiento transparente y se termina con un esmalte de ‘acabado espejo’. Se utilizó para lanzar el Bentayga Speed.

Yelow Flame: un color creado para el Bentley Mulliner Bacalar recientemente lanzado. Utiliza un pigmento ‘colourstream’ que contiene ceniza de cáscara de arroz, que intensifica las formas y contornos de la carrocería.

Apple Green: tono fresco y moderno del espectro verde que forma parte de los colores a medida de Bentley.

Jetstream II: un acabado azul metálico claro, casi en polvo, tan deportivo como lujoso y que combina muy bien con el paquete Blackline de Bentley.

Sequin Blue: color azul metálico, uno de los más emblemáticos de Bentley y que surgió por una solicitud especial de un cliente para que combinara con el color de su vestido de fiesta favorito.

Azure Purple: tono oscuro con matices azules que también surge de un cliente que pidió que su auto combinara con el color de la flor de la violeta africana.

Los arcoíris de Bentley llegan en un momento de optimismo cauteloso a medida que se reanuda la producción en la fábrica de Crewe. En tanto, las máquinas de impresión 3D se usan para producir más de 30 mil protectores faciales para trabajadores de la salud. Bentley también está donando guantes, mascarillas, anteojos de seguridad y fundas de asientos y los colaboradores de Furloughed han extendido el servicio Bentley ‘Meals on Wheels’, entregando paquetes de alimentos y suministros médicos.