Estar en esta ciudad peruana es transportarse como en una máquina del tiempo unos cinco siglos atrás. Un lugar detenido en el espacio, con su ADN intacto. La historia circula por sus venas y la cocina es un matriarcado.
Por: Daniela Tapia

  • 3 octubre, 2019