Pocos autos son hoy recordados por tantas razones como el exclusivo clásico francés que cumple 65 años desde su lanzamiento: el Citroën DS, recordado no solo por su belleza futurista, sino también por sus aportes tecnológicos a la industria, e incluso por mediáticas apariciones como ser el auto de leyendas del Siglo XX como Cary Grant, Kirk Douglas o la mismísima Jacqueline Kennedy.

  • 15 mayo, 2020

Aunque la casa francesa Citroën siempre se ha sabido poner a la vanguardia, es con su DS que realmente marcó un antes y un después en la historia del automóvil. En el Salón de París, donde fue lanzado en 1955, los visitantes cerraron nada menos que 12.000 pedidos…Solo en el día de su presentación.

La legendaria firma Flaminio Bertoni se encuentra tras su diseño, mientras que en lo técnico, la responsabilidad fue del ingeniero André Lefèvre. Con la misión de superar por lejos a la competencia de la época, lograron un auto con un diseño exterior que realmente pareció revolucionario, lo que explica muchos de sus apodos como “tiburón” y el “ovni”, entre otros.

Los principales aportes tecnológicos del modelo a la industria automotriz pasaron por su suspensión, la dirección o los frenos. De hecho su revolucionaria suspensión hidroneumática se convirtió en un sello de la marca frencesa, que utilizaron otras prestigiosas firmas para aportar confort y estabilidad a sus modelos. También introdujo una innovadora dirección asistida que, en la suma de innovaciones, lo posicionó como el auto que adelantaba el futuro en esos años.

También incorporó frenos de disco, más eficientes y mejor enfriados que los tambores de sus contemporáneos. No era cosa menor, esa tecnología solo era parte del motorsport. Asistencia a la dirección hidráulica de alta presión y una transmisión también asistida hidráulicamente también son parte de un paquete tecnológico que, comparativamente en sus innovaciones, es difícil de ver en los modelos de hoy.