La relación entre tecnología y productividad es cada vez más directa en esta era de la llamada Transformación Digital. Así lo demuestra el estudio realizado por Citrix, “Qué Pasa en Latam, nube, seguridad y trabajos flexibles”, el cual asegura que el 57% de las empresas nacionales cree que sus trabajadores son más productivos trabajando fuera […]

  • 31 agosto, 2018

La relación entre tecnología y productividad es cada vez más directa en esta era de la llamada Transformación Digital. Así lo demuestra el estudio realizado por Citrix, “Qué Pasa en Latam, nube, seguridad y trabajos flexibles”, el cual asegura que el 57% de las empresas nacionales cree que sus trabajadores son más productivos trabajando fuera de la oficina.

La investigación, aplicada a más de 110 empresas en diversos rubros como comercio, manufactura o educación y a sus encargados de áreas de TI, muestra que esta modalidad de trabajo es cada vez más solicitada por los empleados, y a pesar de que las compañías están dispuestas a entregarlas, el 58% de ellas no ofrece flexibilidad laboral.

Este aumento de solicitudes coincide con que la mayoría (65%) de los profesionales de TI de las compañías consultadas cree que existe un vínculo directo entre la tecnología que se les proporciona a los colaboradores y los niveles de productividad de éstos. Esta opinión se relaciona con modalidades de trabajo flexible que requieren de nuevas herramientas digitales, como lo son las soluciones de virtualización y de intercambio de información que permitan a los empleados trabajar de manera más flexible, desde cualquier parte y en cualquier momento.

“Para seguir avanzando a paso firme en la movilidad laboral de Chile, es indispensable incorporar  tecnologías que unifiquen aplicaciones y contenidos en un solo espacio digital, lo que permite que los usuarios puedan trabajar desde donde sean más productivos de forma segura”, afirmó Marcos Vieyra Feldman, gerente comercial de Citrix en Chile.

A juicio de Juan Luis Núñez, Gerente General de Fundación País Digital, es importante que los líderes de las empresas en Chile entiendan el cambio generacional que se está produciendo en la fuerza laboral y las necesidades y ambiciones que sus integrantes tienen. “Los trabajadores del siglo XXI valoran la opción del teletrabajo porque lo relacionan con una mejora en su calidad de vida y porque no le ven valor a estar sentados todo el día en una oficina. Por este motivo y para retener el talento, las grandes empresas están apostando ya no solo por las tradicionales estrategias de mejoras salariales, posibilidades de crecimiento y capacitaciones, lo que conlleva un importante cambio cultural. Hoy el home office y los horarios flexibles son también una alternativa. Esto es algo que en Chile debe ser adoptado, de la mano de una consiguiente mejora en el acceso a la información institucional a distancia. En este sentido, el proyecto de ley de teletrabajo actualmente en discusión en el Congreso va en esa dirección”, asegura el ejecutivo.

 

Hoy en día, existen tecnologías para permitir la adopción de espacios de trabajo digital, sin embargo, el estudio señala que uno de los desafíos pendientes en el país es el cambio de mentalidad en los líderes actuales. Esto se debe a que el 78% de los encuestados cree que la falta de confianza es el principal motivo para implementar mayores niveles de trabajo flexible.

En gran parte esto se relaciona con que uno de los grandes temores de las empresas es la seguridad de la información, por lo que éstas deben incorporar herramientas tecnológicas que permitan a los empleados acceder a sus aplicaciones y datos de forma segura, y que al mismo tiempo entreguen confianza a los líderes.

En esta línea, el informe también señala que las compañías están permitiendo que los empleados usen sus dispositivos personales para trabajar. Así lo sostiene Vieyra, quien asegura que “la inversión debe estar enfocada en softwares que permitan el uso de estos dispositivos de forma segura, lo que hoy es una tendencia que se conoce como Bring Your Own Device (BYOD)”.

¿Qué pasa en términos de la seguridad de los datos?

En relación a la ciberseguridad, los encargados de TI entrevistados en el estudio manifestaron que sus empresas sí tienen temores asociados al resguardo de la información corporativa. Estas aprensiones tienen que ver principalmente con que hackers ataquen a la organización (37%), se pierda un dispositivo con información clave (30%) o que los empleados caigan en trampas cibernéticas, como el phishing, utilizando dispositivos corporativos.

Sin embargo, a pesar de estas preocupaciones, la investigación realizada por Citrix señala que el 61% de las empresas no invertirá más en ciberseguridad este año. Entre aquellas que sí lo harán (39%), la mayoría invertirá para mejorar los hábitos de seguridad de los empleados, lo que se relaciona justamente con la filtración de datos o de contraseñas por parte de los colaboradores o la pérdida de dispositivos.

Al respecto, el informe indica que las principales formas en que los empleados comprometen la información de sus empresas son compartir información a través de aplicaciones no corporativas (35%), caer en trampas de hackers (17%), mal manejo de las contraseñas (17%), descargar información corporativa en formatos de almacenamiento externos (17%), descargar aplicaciones no empresariales que pueden comprometer el ambiente corporativo (7%) y reenviar información a sus correos electrónicos personales (7%).

Por último, el estudio de Citrix consigna que a juicio de los encargados de TI los puntos de vulnerabilidad más importantes para las empresas se relacionan con prácticas inseguras de los usuarios (63%), el acceso a las aplicaciones (59%), la falta de tecnología adecuada (52%), el acceso a la red (46%) y la ubicación de los datos (43%).

 

Millennials vs Baby boomers

De acuerdo a cifras del estudio de Citrix, con un 87% la generación que mejor ha adoptado los espacios de trabajo flexible es la de los Millennials (nacidos entre 1980-2000). Por detrás, se encuentran la Generación X (nacidos entre 1965-1979) con un 9% y los Baby boomers (nacidos entre 1946 y 1964) con un 4%.

Por último, en términos de seguridad de los datos la generación más vulnerable es la de los Baby boomers con un 46%, seguida por los Millennials con un 28% y la Generación X con un 26%.