Es el tercero en dirigir la secretaría de comunicaciones de este gobierno. Exsubdirector de prensa de Presidencia en el primer periodo de Sebastián Piñera, tiene especial cercanía con Carla Munizaga, jefa de comunicaciones del Mandatario. Poco a poco el equipo del la primera administración se vuelve a reunir.

  • 10 julio, 2020

El lunes 6 de julio el periodista René Cánovas (36) puso un pie -nuevamente- en La Moneda. Ahí se reunió con el Presidente Sebastián Piñera en su oficina. El Mandatario le tenía una propuesta al entonces encargado de comunicaciones del alcalde de Santiago Felipe Alesaandri: ser el nuevo director de la Secom. Días antes, la jefa de Prensa de Presidencia, Carla Munizaga lo había tanteado: Cánovas y Munizaga trabajaron codo a codo en Piñera uno, donde el periodista ocupó el cargo de subdirector de Prensa, bajo el alero de la ex encargada de comunicaciones de RN.

El martes en la mañana, la jefa de gabinete presidencial Magdalena Díaz lo llamó para confirmarlo en el cargo. Ese mismo día en la tarde se hizo el anuncio, y el miércoles a las 8 am, Cánovas llegó a La Moneda para tomar el puesto que hasta esas horas ocupaba el periodista Christian Rendic, quien quedó como subdirector de la Secretaría de Comunicaciones.

Ese día y el jueves se reunió en “bilaterales” con cada uno de los integrantes del departamento, encuentros que en algunos casos, demoraron una hora. “Está recién conociendo a los equipos”, dice una fuente de Palacio. Si bien en la Secom no tiene cercanos, Cánovas conoce a varios de los jefes de prensa ministeriales, y sobre todo, tiene una relación muy directa y fluida con las dos figuras más cercanas a Piñera: su jefa de Prensa y de gabinete. Esa cercanía habría sido clave para llegar al cargo.

Ahora, el Mandatario, dicen en La Moneda, le encomendó dos misiones: poner la comunicación en el centro de las políticas públicas y mejorar la coordinación, principalmente con Presidencia.

El desgaste

En Palacio dicen que Rendic hace rato que estaba cansado. El periodista -y parte del equipo de la Secom desde inicios del gobierno- tomó la dirección en enero tras la renuncia de Jorge Selume, post estallido social. Desde entonces, reconocen en el entorno presidencial, ha sido un trabajo “durísimo”, que se intensificó aún más cuando en marzo irrumpió la pandemia en el país. A esto se suma que el número dos del equipo, Waldo Díaz, que llegó al gobierno con Alfonso Peró en enero, renunció hace tres semanas; y que en el último tiempo Rendic estaba, además, a cargo de las comunicaciones del Minsal. “No era un cargo oficial, pero sí estaba muy activo colaborando con ellos”, dice una fuente de La Moneda.

El desgaste fue evidente, y él mismo se lo planteó al Presidente. Fue entonces cuando Munizaga llamó a un viejo conocido -René Cánovas- para hacerse cargo y dejar a Rendic como número dos, tal como había sido hasta enero pasado.

En el gobierno cuentan que en los próximos días presentará una propuesta a la ministra de la Secretaría General de Gobierno, Karla Rubilar, su jefa directa, que tendrá como eje hacer las comunicaciones más eficientes e intentar devolver el rol más global a la Secretaría de Comunicaciones, tal como era hasta antes del estallido social.

Los viejos tiempos

Cánovas nació y creció en Concepción. A los 18 años llegó a Santiago para estudiar Periodismo en la Universidad Católica, de donde egresó en 2007. Trabajó en la Fundación Futuro, y en 2009 se incorporó a la campaña presidencial de Piñera. En marzo de 2010 se sumó al equipo de comunicaciones del Mandatario hasta 2013, cuando se trasladó a Nueva York a estudiar un master en Comunicación Corporativa en NYU con su mujer, la abogada Daniela Godoy, secretaria ejecutiva del programa Elige Vivir Sano, y muy cercana a Cecilia Morel.

En 2016 regresó a Chile, y mientras armaba una consultora y hacía clases en el magister de Comunicación Estratégica de la UAI, lo llamó Felipe Alessandri para liderar su equipo de prensa.

“René es sobre todo un estratega. Tiene esa capacidad de pensar para mañana, pasado mañana y un año más. Si bien trabajamos desde el día uno juntos, él creó esta imagen de un alcalde serio, transparente, que hace gestión y no política”, relata Felipe Alessandri.

El edil cuenta que la semana pasada lo llamó el equipo del Presidente -Díaz y Munizaga- para “pedirme permiso” para “llevarse” al periodista, “porque es una pérdida importante en mi equipo”, relata. Agrega que justo antes del estallido se reunieron a comer en su casa; el Presidente, su hija Magdalena Piñera; la ex directora de programación del gobierno, María Irene Chadwick; el ex jefe de contenidos Ignacio Rivadeneira; el diputado y hermano del alcalde, Jorge Alessandri; y Cánovas. “Somos amigos, trabajamos juntos en el segundo piso en el primer gobierno”, dice.

Ahora, parte de ese equipo se reúne nuevamente en La Moneda.