A quien no le ha venido a la mente esta famosa frase de Martin Luther King, pronunciada en 1963. Aunque gritada al mundo para manifestar su deseo de un futuro donde blancos y negros pudieran coexistir, en libertad, igualdad y armonía, siento que aplica, como anillo al dedo, a la grave polarización que vive nuestro país. Hemos pasado de la colaboración y el dialogo a la confrontación, descalificación y demagogia. Nada bueno puede salir de ello. Rescato el discurso de King, porque es inspirador. Nos invita a soñar. Incluso despiertos.

  • 24 julio, 2020