El tema central de la edición de mayo de la revista norteamericana especializada en vinos fue Chile y sus “emocionantes” vinos desde los Andes hasta el Pacífico. La revista plantea que tras el boom del Malbec en Argentina, los viñateros chilenos reinventaron su industria. “Se enfocaron en distintos terroirs en vez de la producción masiva […]

  • 13 junio, 2014

Wine Spectator

El tema central de la edición de mayo de la revista norteamericana especializada en vinos fue Chile y sus “emocionantes” vinos desde los Andes hasta el Pacífico. La revista plantea que tras el boom del Malbec en Argentina, los viñateros chilenos reinventaron su industria. “Se enfocaron en distintos terroirs en vez de la producción masiva de vinos”, señala.

“Los mejores tintos chilenos –ya sea Cabernet Sauvignon, Syrah o Carménère– hoy en día son dignos competidores en el escenario mundial”, dice la publicación que incluye entrevistas con Isabel Guilisasti y Enrique Tirado (Concha y Toro), Aurelio Montes (Viña Montes) –a quien destacan como un “self made man”; Eduardo Chadwick (Viña Errázuriz), Alexandra Marnier-Lapostolle (Casa Lapostolle), Arturo Larraín (Viña Matetic), Rodrigo Soto (Veramonte) y Pablo Morandé (Viña Morandé), entre otros.
En el extenso reportaje también aparece entrevistado Nicolás Luksic, de Viña Tabalí, quien declara que “mi padre (Guillermo Luksic) tuvo la loca idea de que se podían hacer buenos vinos en el norte de Chile. Siempre le interesaron los suelos, las colinas y los valles”.

¿Cuáles son las fronteras para el vino chileno? La publicación dice que podría ser un límite natural: La cordillera de los Andes. “Aún no conquistamos los Andes pero deberíamos explorar qué se puede hacer”, se aventura Aurelio Montes.
Dentro de los vinos destacados por el crítico Kim Marcus, quien estuvo 9 días en enero pasado reporteando en nuestro país, están Don Melchor 2010 de Concha y Toro (95 puntos), el Clos de Apalta edición limitada 2010 (94 puntos) y el Triple C 2008 de Viña Santa Rita (93 puntos).