A estaS alturaS son varios los chilenos que pueden MARCAR un visto bueno en el check list de las cosas que hay que hacer antes de morir. Si todavía no han tenido hijos o escrito un libro, por lo menos el ítem árbol ya debería estar resuelto. Porque ahora, con las campañas de reforestación, sólo basta un click para poder plantar uno. Por lo menos, a través de “Reforestemos Patagonia”, la campaña que Patagonia Sur impulsa con fuerza desde mayo. Pero no es la única. “Un chileno, un árbol” es la iniciativa del gobierno que a través de CONAF también quiere que el país se vista de verde. Y en Isla de Pascua, el proyecto Umanga Mo Te Natura sigue los mismos pasos.

  • 22 junio, 2012

A estaS alturaS son varios los chilenos que pueden MARCAR un visto bueno en el check list de las cosas que hay que hacer antes de morir. Si todavía no han tenido hijos o escrito un libro, por lo menos el ítem árbol ya debería estar resuelto. Porque ahora, con las campañas de reforestación, sólo basta un click para poder plantar uno. Por lo menos, a través de “Reforestemos Patagonia”, la campaña que Patagonia Sur impulsa con fuerza desde mayo. Pero no es la única. “Un chileno, un árbol” es la iniciativa del gobierno que a través de CONAF también quiere que el país se vista de verde. Y en Isla de Pascua, el proyecto Umanga Mo Te Natura sigue los mismos pasos. Por Gabriel Galaz; fotos, reforestemos patagonia, conaf y onfi.

Reforestemos Patagonia
El incendio de Torres del Paine quedó en la retina de todos los chilenos. El fuego devoró 17.606 hectáreas del parque nacional considerado Reserva de la Biósfera. Fue un punto de inflexión y de toma de conciencia. Había que recuperar el bosque nativo. Conaf tenía 20 mil árboles para iniciar el proceso, entre lengas, coihues y ñirres, pero la ventana para plantar –abril y mayo– no dejaba mucho margen de acción. Era un tiempo muy corto para una superficie tan amplia, en condiciones climáticas adversas y con la dificultad adicional de que no había personas suficientes y capacitadas para completar la labor. La empresa SNP Patagonia Sur ofreció su ayuda y luego vino la idea: plantar un millón de árboles en la Patagonia. Así se inició una campaña que ya tiene a más de 70 mil chilenos felices con sus árboles.

La campaña consiste en que cualquier persona puede comprar un árbol sin moverse de su escritorio. ¿Cómo? A través de la página web www.reforestemospatagonia.cl. ¿El precio? 2.000 pesos por ejemplar. Además, la página permite hacer un seguimiento del arbolito y ver en qué lugar exacto se plantó según las coordenadas. “No es sólo el árbol que se planta, sino la restauración biológica de un ecosistema, su fauna y flora, y también una acción que contribuye a evitar el calentamiento global”, explica Matías Rivera, gerente general de Patagonia Sur.

Árboles plantados: 20 mil en Torres del Paine.
Hectáreas: 10, sólo en Torres del Paine.
Sectores reforestados: Parque Nacional Torres del Paine, Parque Nacional Laguna San Rafael, Reserva Nacional Lago Carlota y Reserva Nacional Lago Cerro Castillo.
Meta: 1 millón de árboles este año. La próxima ventana es entre septiembre y octubre.
Especies: Lenga, coihue y ñirre.
De dónde vienen: desde un vivero de Conaf en Puerto Natales.
Valor de la campaña: 2 mil millones de pesos.
Quiénes están detrás: SNP Patagonia Sur.
Cómo se financia: con la compra que hacen personas naturales y empresas. Cada árbol cuesta 2.000 pesos.
Quiénes los apoyan: Conaf, subsecretaría de Turismo, Fundación Imagen de Chile y ClanEco.com
Quiénes plantan: cuadrillas de 12 plantadores de SNP Patagonia Sur. En Torres del Paine también participaron jóvenes voluntarios.
Sitio web: www.reforestemospatagonia.cl

Programa de arborización
Un chileno, un árbol es la campaña que en junio de 2010 impulsó La Moneda como proyecto Bicentenario. El desafío consiste en plantar 17 millones de árboles (uno por chileno) al 2018.

En la Región de Aysén ya se han plantado 276.965 árboles y la meta es de 1.422.502. En Magallanes hay 66.390 nuevas unidades plantadas y se quiere llegar a un total de 382.933 árboles. El 60% de las especies son nativas y el resto son especies exóticas, como el pino Oregón.

En Isla de Pascua también se lleva a cabo este proyecto. La meta son 72 mil árboles, de las que se ha plantado poco más de la mitad. Todos se han entregado de manera gratuita a la comunidad. También la Armada, a través de la Esmeralda, ha colaborado con la forestación. El buque escuela desembarcó varios árboles para plantarlos en el borde costero de Hanga Roa. (ver foto).
Sitio web: www.arborizacion.conaf.cl

Isla de Pascua
“La tierra es estéril”. Así describe Hugo Tucki, funcionario de Conaf, lo que pasa en la península de Poike, la punta este de Isla de Pascua. Desde el aire sólo se ve la tierra rojiza agrietada que desemboca hacia el mar. Había que parar la erosión. En 2003 el embajador de Francia en Chile, Alain Le Gourriérec, visitó la isla y comprendió la magnitud del problema. Coordinó una reunión entre la filial internacional de la Oficina Nacional de Bosques de Francia (ONFI) y Conaf. Tras ocho años de trabajo conjunto se elaboró un proyecto financiado por ambos para recuperar el suelo. Lo llamaron Umanga Mo Te Natura, que significa “Trabajamos juntos para el ambiente” en Rapa Nui. La prioridad del programa son –además de la península de Poike– los acantilados Rano Kau y el Rano Raraku, la cantera donde los antiguos rapa nui hacían sus moais.


Árboles plantados
: 56 mil árboles desde 2006.
Hectáreas: 29 hectáreas.
Sectores reforestados: Se concentran en Poike, pero también Ranu Raraku y borde del acantilado del Ranu Kau.
Meta: En Poike, la meta para este año son 15 hectáreas, pero Conaf quiere hacer 25. En el largo plazo la idea es recuperar 100 hectáreas de suelo de Poike al 2016.
Especies: el Mko’i, árbol indígena de Rapanui; la Dodonaea, especie arbustiva nativa en la mayoría de las islas polinesias; el Aito, árbol polinésico; la Albizia, especie originaria del sureste de Asia.
De dónde vienen: la mayoría se produce en el vivero que tiene la Conaf en Mataveri.
Quiénes están detrás: la Oficina Nacional de Bosques de Francia Internacional (ONFI) y Conaf.
Cómo se financia: con aportes de la ONFI y de la Conaf.
Quiénes los apoyan: Conadi, Corfo, SAG, la Municipalidad de Isla de Pascua, Sernatur y la Comisión de Desarrollo de Isla de Pascua.
Quiénes plantan: las primeras plantaciones estuvieron a cargo de Conaf. Luego se hicieron plantaciones masivas con la comunidad Rapa Nui, funcionarios de la Armada y turistas.
Sitio web: www.umtn-rapanui.com