El gerente general del Holding Feria Ganadera de Osorno lleva 40 años ligado a la empresa. Salvo un paréntesis para incursionar en la arena política, el hombre conoce al revés y al derecho la historia y desafíos del negocio agrícola y ganadero. En esta entrevista desmenuza las fuerzas que están haciendo vibrar al sur de Chile.

  • 14 diciembre, 2007

El gerente general del Holding Feria Ganadera de Osorno lleva 40 años ligado a la empresa. Salvo un paréntesis para incursionar en la arena política, el hombre conoce al revés y al derecho la historia y desafíos del negocio agrícola y ganadero. En esta entrevista desmenuza las fuerzas que están haciendo vibrar al sur de Chile. Por María Eugenia González.

Con 40 años en la gerencia general de la Feria Ganadera de Osorno, Harry Jürgensen sabe que puede hablar con propiedad de la profunda transformación que ha vivido el campo chileno. Y sabe también que su voz es autorizada a la hora de recomendar las estrategias que hay que adoptar para enfrentar un mercado cada vez más competitivo.

Desde sus oficinas en el centro de Osorno, “la capital de la leche”, el ejecutivo hace gala de un tono franco y lanza algunos dardos a la forma en que los distintos gobiernos han venido haciendo las cosas en el sector. “Nunca se ha podido aplicar un programa de desarrollo de la ganadería como lo hacen otros países”, dispara de entrada y remata: “hoy la agricultura mundial no sólo tiene que preocuparse de alimentar, sino que además, de aportar para resolver el problema energético”. Pero no sólo en lo macro visualiza retos. También se detiene a sopesar el impacto que está teniendo en la zona la llegada de inversionistas foráneos, especialmente neozelandeses. “Tenemos mucho que aprender de ellos”, asegura, aunque reconoce que la demanda por tierra ha generado un fuerte shock en el precio del suelo.

 

 

-¿El saldo de esta masiva inmigración neozelandesa a la zona sur es bueno o malo?

-Tengo una opinión positiva porque tenemos mucho que aprender de ellos. De hecho las tecnologías que hemos aplicado en la producción lechera, fundamentalmente, vienen de allá. Diría que es muy interesante la incorporación de neozelandeses en nuestra zona, porque claramente están aplicando una visión, una tecnología distinta y un nivel de productividad de la mano de obra que dista mucho del nuestro.

 

-¿Y qué opina de las inversiones de empresarios santiaguinos en la zona? ¿Repercuten también positivamente o sólo abren espacio para la especulación en el precio del suelo?

-En mi opinión todas las inversiones que han venido desde el extranjero o desde fuera de la región han sido positivas. Ello, pese a que el efecto que ha tenido es que el suelo ha aumentado de precio, yo calculo en un 100% en los últimos tres años. Y esto ha ocurrido no solamente en la X Región, sino que también en la IX y XI, en proporciones, tal vez, incluso más altas que acá.

Y añade a modo de explicación: “En la IX Región, por ejemplo, han aparecido grandes inversionistas en cultivos tradicionales, me refiero principalmente a granos, que estuvieron botados por décadas, y que hoy se han convertido en una oportunidad de gran rentabilidad, porque la agricultura mundial no sólo tiene que preocuparse de alimentar, sino que además de aportar para resolver el problema energético… Por ahí pasa la gran demanda y el impacto. En la XI Región, en tanto, están en una situación similar, pero apuntando a la ganadería carnicera.

En este escenario, Jürgensen adelanta los planes de crecimiento del holding: abrir espacios territoriales desde la Región de Los Lagos al sur, aumentar la capacidad de procesamiento de Lácteos Frutillar e incrementar la producción de Frigorífico Osorno, apuntando a nichos de mercado, como la carne natural.

 

-¿Cómo se ha desenvuelto el entorno en que opera la empresa?

-Nosotros trabajamos en un negocio en que lo fundamental es el ganado, y si bien éste ha tenido un desarrollo, lo ha hecho demasiado lento y últimamente incluso está en disminución. Entonces, nuestro problema es que estamos metidos en un negocio donde la masa ganadera no ha crecido y el desarrollo ganadero no ha existido como ha existido en las otras áreas económicas del país.

 

-¿Y eso a qué responde?

-A que no ha habido un plan de progreso formal, nunca se ha podido aplicar un programa de desarrollo de la ganadería como lo hacen otros países, porque probablemente los incentivos –mi crítica vale para todos los gobiernos de los últimos 40 años– no se ubicaron en los lugares donde, precisamente, se necesitan para el desarrollo de la ganadería. Yo hago el parangón con el crecimiento forestal, el que se ha logrado exclusivamente porque se coloca el incentivo en el lugar y la oportunidad adecuada. Un incentivo similar está reclamando la ganadería desde siempre, porque tiene un retorno mucho más rápido que el forestal. Falta una programación del gobierno de turno.

 

{mospagebreak}

 

-¿No siente que se haya avanzado algo?

-No he visto ningún avance. Lo que he visto en los últimos 20 años es sólo el reordenamiento de las cosas existentes, cada cierto tiempo aparecen programas de desarrollo ganadero que, en el fondo, son los mismos de siempre, pero que los ordenan de una forma distinta y que les dan prioridades, eventualmente, diferentes, pero no hay innovación. La gran novedad ha sido el programa de desarrollo de suelos degradados, que ha tenido un importante resultado, pero cuyo impacto pudo haber sido mucho mayor si hubiésemos tenido la asignación de recursos en un nivel más alto. Como ejemplo a seguir, Nueva Zelanda durante 30 años desarrolló una fertilización obligada de la agricultura con cargo al Estado y de esa forma elevó el potencial productivo en cinco veces. Así sí es posible ser competitivos.

 

 

 

Listos para competir

 

-¿Cuáles son los planes de negocios del Holding?

-Somos de la X Región, hemos crecido dentro de ella y lo seguiremos haciendo. Mientras en el país la ganadería disminuye casi 8% en los últimos 10 años, en la X Región crece, también en la XI y XII regiones. Entonces tenemos una ventaja comparativa, así que nuestro crecimiento seguirá apuntando a la X Región y vamos a abrir espacios territoriales con nuestras empresas hacia el sur. Además, queremos crecer en la producción de leche. Por eso estamos haciendo inversiones del orden de US$ 7 millones en la planta de Lácteos Frutillar, para incorporar tecnología de punta que la haga más competitiva.

En el área frigorífico buscamos aumentar la capacidad productiva de la planta de Osorno e invertir, para encontrar nichos de mercado que hagan posible rentabilizar la ganadería carnicera.

 

-¿Qué nichos están mirando?

-El de las carnes naturales. Como tenemos una masa pequeña no podemos vender commodities, no somos Uruguay, Paraguay, Brasil o Argentina. La carne natural no es otra cosa que tener trazabilidad, bienestar animal, bienestar humano respecto de las personas que trabajan con el ganado, no aplicar anabólicos, usar promotores naturales de crecimiento, certificar los distintos procesos productivos y que sean amigables con la naturaleza. Y nuestra forma de producir carne es esa, no tenemos animales en cautiverio, no les aplicamos tratamientos antibióticos, no les generamos cambios en su forma de vida, nuestras praderas son libres.
Ahí estamos abriendo un nicho, ya tenemos autorización del Departamento Agrícola de Estados Unidos y el SAG de Chile, la certificación del proceso productivo natural la hace una empresa suiza.


-¿Cómo se traducirá este plan de negocios en términos de cifras para 2008?

-En términos anuales pretendemos que Lácteos Frutillar procese 70 millones de litros de leche. Hoy procesamos entre 40 y 45 millones; con el Frigorífico queremos crecer desde las actuales 25.000 toneladas a 35.000 toneladas; mientras que con FERGOSA pretendemos alcanzar las 275.000 cabezas, es decir, crecer del orden del 10% respecto de este año.

 

 

Veta política

 

En sociedad con su esposa e hijos, Harry Jürgensen cuenta con varios emprendimientos personales ligados a la actividad lechera y ganadera en la zona de Osorno, Río Negro y Valdivia, a lo que añade “también plantaciones de manzanas”.

Por el momento descarta volver a participar en política (fue diputado), “porque la política me abandonó a mí, y cuando a uno lo abandona la otra parte, uno tiene que sentir ese impacto, salvo que la otra parte vuelva a ofertarle algo a uno”.

 

 

-¿Pero ha recibido ofertas?

-No, la pérdida de mi candidatura a senador en 1997 me dejó fuera de la política, porque tampoco uno puede entrar y salir. Mi vida ha sido esta compañía. Estuve cuatro años fuera al asumir como parlamentario y luego intenté ser senador. Pero luego volví. Naturalmente que uno no puede entrar y salir de un lugar, debe estabilizar sus actividades en el tiempo, estoy muy comprometido con esta compañía, conozco su historia, soy parte de ella, hemos generado cultura.


-¿Qué le parecen las críticas sobre la conducción económica del gobierno?

-Comparto las críticas de la CPC. Tal vez fueron hechas en un momento no muy oportuno, pero son ciertas. Hay deudas pendientes desde el gobierno anterior, no frente al empresariado, sino que frente al mayor desarrollo económico que se ofreció a las personas.
El país está estancado a pesar del histórico precio del cobre. Hay un desaprovechamiento de oportunidades para impulsar los cambios que se necesitan. Claramente aquí no se busca un cambio tributario o laboral que impulse efectivamente a un crecimiento económico mayor. Nos falta la segunda gran etapa y claramente se ha observado que no existe la voluntad política para generarla. Al contrario, en vez de flexibilizar las situaciones, se han rigidizado, y eso ha producido movimientos violentos que no benefician al país. Esto debería constituir una de las preocupaciones, porque estos movimientos también se asocian a la creciente delincuencia, donde todos los ciudadanos deben tener atención porque nos está cambiando la calidad de vida.

 

 

El Holding


Harry Jürgensen partió en la Feria de Osorno el año ’64 con 12 empleados. Hoy éstos llegan a 1.000.

El Holding nació en 1945. La primera actividad se relacionó con el recinto ferial de Osorno y en 1961 se abrió otro recinto en Puerto Montt. En 1980 la Feria adquiere el Frigorífico Osorno, además organiza el Departamento de Compras Agrícolas. El crecimiento se tradujo en la reestructuración de la empresa como Sociedad Anónima.

La adquisición de nuevas empresas y fusión con otras, permiten la creación de Fegosa, posteriormente se forma Abso, Administradora de Bienes y Servicios, la encargada de servicios como la importación y rent a car.

En 2005 adquieren el 51% de Lácteos Frutillar, una cooperativa lechera de larga data en la zona sur que producía la marca Cafsa.