El 11 de marzo de 2011, la isla de Japón fue víctima de un terremoto de 9 grados y un posterior tsunami que causó mucho daño. Una de las instalaciones que más problemas a provocado luego de este evento es la central nuclear de Fukushima que comenzó a tener fugas de agua radioactiva al Océano […]

  • 17 junio, 2014

Foto EFE_Fukushima

El 11 de marzo de 2011, la isla de Japón fue víctima de un terremoto de 9 grados y un posterior tsunami que causó mucho daño. Una de las instalaciones que más problemas a provocado luego de este evento es la central nuclear de Fukushima que comenzó a tener fugas de agua radioactiva al Océano Pacífico.

Durante estos tres años, la empresa Tokyo Electric Power Company (Tepco) ha diseñado y trabajado en un plan para poder reparar las fallas a través de la construcción de un muro de hielo subterráneo bajo los reactores rotos con una red de tuberías que llevaran un refrigerante que congelará el suelo y formará una barrera física entre el agua contaminada y limpia.

Sin embargo, [tweetable]Tepco estaría teniendo problemas para retener agua radioactiva de Fukushima[/tweetable], ya que una de las paredes que se construyó se hundió antes de poder contener el líquido contaminado, ya que el refrigerante capaz de producir temperaturas cercanas a los -30 ºC no es suficiente para congelar terrenos a gran escala.

“Estamos retrasados, pero hemos tomado medidas adicionales, incluyendo poner más tubos para poder eliminar el agua contaminada a partir del próximo mes”, señaló un portavoz de Tepco.

Revise el artículo completo en The Guardian