Por herencia, remate o permuta con Bienes Nacionales, son varios los nacionales y extranjeros que se han hecho de estos preciados terruños, ideales para el descanso familiar o el desarrollo de proyectos de gran cuantía, como marinas, cotos de caza y lodges. Y usted, ¿aún no tiene una? Por María Eugenia González, desde Puerto Montt.

  • 28 mayo, 2008