Sin fronteras territoriales ni políticas, Andrés Navarro sabe perfectamente lo que significa el verbo emprender. Partió literalmente sólo con las ganas de hacer empresa y hoy conduce una que se ha hecho un no despreciable espacio internacional… y en un rubro que no es sinónimo de Chile. Con la mirada puesta en el exterior y con deseos de conectar a Sonda con las personas, acá explica por qué para él dos o tres puntos más de impuestos no son para echarse a morir.

  • 28 marzo, 2012

Sin fronteras territoriales ni políticas, Andrés Navarro sabe perfectamente lo que significa el verbo emprender. Partió literalmente sólo con las ganas de hacer empresa y hoy conduce una que se ha hecho un no despreciable espacio internacional… y en un rubro que no es sinónimo de Chile. Con la mirada puesta en el exterior y con deseos de conectar a Sonda con las personas, acá explica por qué para él dos o tres puntos más de impuestos no son para echarse a morir. Por Antonieta de la Fuente; fotos, Verónica Ortíz.

Pensó en comprar una casa en Sao Paulo para vivir con su familia y dice que ha aprendido a adaptar el oído y que habla perfecto portuñol. Andrés Navarro se está transformando en todo un personaje en la sociedad brasileña. Su rostro aparece retratado en las revistas de negocios más prestigiosas de ese país y Sonda, la empresa que fundó en 1974, está dando de qué hablar. No sólo en el ámbito de los negocios, sino también en el deporte. En un país donde el fútbol es casi una religión, el hecho de que haya sido Sonda la escogida por el Corinthians para hacerse cargo de la infraestructura tecnológica de su estadio, el popular Itaquerão, que será el escenario de la apertura del Mundial de Fútbol 2014, no pasó inadvertido.

Además, su última adquisición en ese país, PARS, la mayor operación de Autodesk en Latinoamérica, dejó a la chilena como la líder indiscutida en la industria de TI en la región, con ventas que este año podrían llegar a los 1.400 millones de dólares. Y a Brasil, como su principal operación.

Navarro no se inmuta. Está feliz con su participación verde amarela, pero quiere ir por más. Este año, la empresa cierra un ciclo de expansión en la región con adquisiciones por 500 millones de dólares y ahora debe empezar a planear sus próximos pasos.

En la mira de este empresario está Asia. Pero a largo plazo, su meta es aún más ambiciosa. “Me encantaría que en 15 años Sonda estuviera en todo el mundo”, dice.

Navarro es un hombre multifacético. Su rol empresarial más conocido es el de presidente de Sonda, pero también participa de otras empresas como Clínica Las Condes, SalfaCorp, Aquamont, Agrícola Tamaya, Las Tacas y Santa Rita. Fue durante 10 años presidente de la Teletón, es simpatizante de la DC y amigo cercano de Sebastián Piñera. Por lo mismo, dice que no tiene objetividad para hablar del gobierno, aunque, medio en serio, medio en broma, reconoce que episodios como el del helicóptero, que protagonizó el verano de 2011 junto al presidente, cuando se quedaron sin bencina en la mitad de un vuelo, no ayudan precisamente a mejorar la imagen.

“Soy amigo de Sebastián, le tengo súper buena y lo encuentro muy habiloso. Creo que ha hecho un montón de cosas buenas que nadie se las reconoce y las malas, que también ha hecho, se las amplifican en forma increíble”.

-¿Nunca le ha tentado la política?
-No. Cuando estudiante fui candidato a la Feuc un par de años. Pero era imposible salir elegido porque el gremialismo tenía la mitad de los votos; la DC tenía un 30% y la izquierda, un 20%. Logramos ganarle al MAPU. Pero desde que empecé mi vida empresarial me entusiasmé y siempre he privilegiado seguir por este camino. De hecho alguna vez me tentaron para que tomara un ministerio, varias veces, y decidí no meterme en política y seguir en la vida empresarial. Si me estaba yendo bien y estaba entretenido ¿para qué me iba a cambiar?

-¿Y Sebastián Piñera no lo tentó para algún ministerio o cargo público?
-No. La idea del gobierno de Sebastián no es meter amigos. Yo siempre he pensado que es bueno que Sebastián trabaje con un equipo que sea más joven que él.

-En un escenario presidencial entre Claudio Orrego y Laurence Golborne, ¿Por quién votaría?
-Por Claudio. Soy muy amigo de Claudio. A Laurence le tengo mucha estima, pero no lo conozco tanto como a Claudio. Con Claudio tengo mucha confianza.

-¿Y en un escenario entre Allamand y Claudio Orrego?
-Ahí sería más complicado. Tendría que hacer un discernimiento.

-¿Le han pedido apoyo para alguna de estas candidaturas?
-Todavía no, pero obviamente cuando aparezcan van a empezar a llegar.

-¿Cómo encuentra que lo está haciendo el gobierno?
-Mira, yo no tengo ninguna objetividad en la materia. Soy amigo de Sebastián, le tengo súper buena y lo encuentro muy habiloso. Creo que ha hecho un montón de cosas buenas que nadie se las reconoce y las malas, que también ha hecho, se las amplifican en forma increíble.

-¿Como cuáles?
-Por ejemplo, el episodio del helicóptero (risas). Nos dieron meses en la prensa, salió en todas partes. De hecho en la revista brasileña Exame (que acaba de publicar un reportaje sobre Sonda), el periodista se metió en Internet y lo primero que encontró fue el helicóptero. Y lo puso.

-¿No le gusta que lo asocien a ese episodio?
-Que el presidente de una empresa seria aparezca en un episodio donde se le acabó la bencina andando en helicóptero no es algo bueno.

-¿Qué espera de los dos años que quedan de gobierno?
-Obviamente, el gobierno va de menos a más. No me cabe duda de que estos dos años van a ser mejores que los anteriores. Además, este gobierno partió con un terremoto, y eso alteró todo el programa. Creo que vienen dos años bastante buenos.

-¿Cree que pueden seguir agudizándose los conflictos sociales?
-Hay que aprender a convivir con eso y encauzarlo de la mejor forma. Creo que el derecho a pataleo siempre va a existir y creo que la gente cada vez va a patalear más.

-¿Cómo evalúa la acción del gobierno para solucionar estos conflictos?
-Bien, tengo confianza. Es una mezcla de negociación y también hay que poner mano dura. No puedes aceptar que por una reivindicación suspendan las actividades de todo el mundo, se tomen un puente. Es demasiado… too much.

Clima antiempresarial

-En las protestas y los movimientos se ha observado un clima antiempresarial, ¿a qué cree que se debe?
-Es una conjunción. Simultáneamente vinieron el caso de las farmacias, el caso La Polar y, si uno ve las encuestas, los empresarios nunca hemos sido muy populares. En este momento no estamos tan mal. Estuve viendo una encuesta y lamentablemente los sacerdotes han caído enormemente en el nivel de popularidad, porque la Iglesia chilena tenía una popularidad altísima hace no muchos años y los políticos también. Ahora los empresarios están sobre los políticos en el nivel de aceptación.

Apple Store: “Creo que a la larga lo vamos a vender, porque el retail no está dentro de la vocación de Sonda”.

-¿A qué responde este malestar con los empresarios?
-No te sabría decir. Los empresarios que yo conozco, que son hartos, en general no responden a ese modelo del abusador. Es gente emprendedora. Creo que el tema central es la desigualdad, y los empresarios son parte de una elite que obviamente tiene muchas más posibilidades que el chileno común. El tema de la desigualdad genera odiosidad.

-¿Cree que el empresario debe tener un rol más allá del de dar trabajo, pagar impuestos y hacer crecer al país?
-Pienso que no basta con generar empleo y pagar impuestos. El rol social nuestro tiene que ir mucho más allá, y se hace. Todos los empresarios están involucrados en tareas sociales, unos más y otros menos. Yo no soy de los que piensan que porque ya generamos empleos y pagamos impuestos está cumplida la misión. Tenemos que estar comprometidos en la sociedad en la que trabajamos y participar en distintas instancias. Cada uno tendrá que buscar cuál es su vocación. Creo que en la medida en que el país crezca y madure, no es que a los empresarios nos vayan a endiosar, pero vamos a estar en la categoría en que debemos estar.

Sí al alza tributaria

-El presidente adelantó que la reforma tributaria dejará como permanente el alza a 20% en los impuestos a las empresas. ¿Está de acuerdo?
-Yo no soy economista. Algunos piensan que subir el impuesto a la renta en las empresas atenta contra el crecimiento, pero Sebastián Piñera ha dicho que va a hacer algo moderado, sin afectar fuertemente al crecimiento, y me parece bien.

-¿Entonces está dispuesto a que suban los impuestos a las empresas en las que participa?
-Sí, no me causa ningún problema, lo único que me preocupa es que la vocación por seguir creciendo y seguir generando oportunidades para Chile no decaiga. Ahora, yo creo que dos o tres puntos más de impuesto no hacen una diferencia fundamental.

-¿Para algunos sí la hace?
-Lo que preocupa es la tendencia. Hay gente que encuentra malo que vayamos hacia el lado de subirlos y no de bajarlos. Yo no le veo mayor problema y si el gobierno dice que es lo que hay que hacer, lo acepto.

-¿Porque Sebastián Piñera es su amigo?
-No, aquí el que decide es el parlamento. Sebastián Piñera puede proponer, pero el que decide es el parlamento. Tengo que confiar

“Yo no soy de los que piensan que porque ya generamos empleos y pagamos impuestos está cumplida la misión, hay que ser más activos”.

en que si el Estado va a recaudar más impuestos, va a hacer lo correcto con esa plata. Ahora, si el Estado empieza a malgastar… a mí no me preocupa tanto el porcentaje de impuesto, me preocupa que el Estado sea eficiente y no malgaste.

-Dicen que Piñera consulta bastante a sus amigos. ¿Le ha pedido consejos?
-Sebastián Piñera escucha mucho, pero rara vez te hace caso. Yo nunca doy consejos si no me los piden. Hemos conversado, sí, pero Sebastián es muy habiloso y toma sus propias decisiones… y no es tan permeable. Es muy autónomo.

-¿Ha comentado alguna vez entre amigos cómo se siente como presidente?
-Sí, Sebastián está personalmente súper bien, muy animoso y con mucha fuerza. Es sorprendente. Yo a veces, cuando pasaron los momentos peores del gobierno, pensaba que podía desanimarse, pero se ha mantenido firme, con muy buen ánimo.

Sin plan de sucesión

-¿Sigue en pie la idea de retirarse en 2014, como adelantó el año pasado?
-No es que me vaya a retirar. He sido el gerente principal de Sonda desde el principio y esa labor ejecutiva es la que voy a dejar. No la de emprendedor, ni la de estar en los directorios. Voy a dejar de estar en las operaciones, pero voy a estar más en las inversiones, en los proyectos. Y creo que va a ser un poco antes de esa fecha, porque ya el equipo ejecutivo de Sonda es muy autónomo.

-¿Qué pasa con las nuevas generaciones? ¿sus hijos asumirían la continuidad en la empresa?
-No están pensados dentro de la estructura, pero tampoco están vetados. Hay que dejar que se vayan desarrollando cada uno con sus inclinaciones y con el tiempo creo que algunos de ellos van a terminar trabajando en nuestras cosas.

-¿Y tienen pensado un plan de sucesión familiar?
-Tenemos varias cosas familiares, pero yo nunca he considerado a Sonda como una empresa familiar. Esta es una sociedad anónima abierta, donde tenemos acciones, somos controladores, pero aquí es una sociedad profesional, donde cualquiera puede hacer su carrera profesional.

“Creo que dos o tres puntos más de impuesto no hacen una diferencia fundamental”.

-Pero mirando al futuro y pensando en todo lo que ha crecido Sonda, ¿cómo se garantiza la continuidad?
-Garantía no hay, pero el equipo ejecutivo de Sonda es numeroso y tiene muchos años de trabajo con nosotros. Y sigue incorporándose gente y compartimos valores, somos amigos, hay un grupo de directivos importantes que permanece en la empresa. No estamos en la idea de ir planificando una sucesión. Prefiero que las cosas se vayan dando naturalmente en la vida y pase lo que pase. Confío en la Divina Providencia. Estoy por ir poniendo todo de mi parte para que a esta empresa le vaya bien. Y mañana lo hará otro. ¿Quién? No sé.

-Y pensando en estos escenarios, ¿ha estado alguna vez sobre la mesa o en carpeta o ha existido la posibilidad de vender Sonda?
-Vender Sonda, no, lo que sí alguna vez o varias veces nos pasó por la mente fue incorporar a algunos socios extranjeros, que nos ayuden con el plan de desarrollo hacia el primer mundo, pero por ahora no, no está en carpeta. Yo siempre he dicho que mientras yo sea presidente ejecutivo de Sonda, la bandera chilena estará arriba de este edificio.

Portuñol

-En la última revista Exame de Brasil destacan la posición de Sonda. ¿Cuánto de lo que es Sonda hoy se explica por Brasil?
-Brasil está pasando a ser casi la mitad de Sonda. Y que es lo que corresponde, porque Brasil a su vez es la mitad del mercado latinoamericano.

-¿Ha sido muy difícil entrar?
– Sí, llevamos hartos años y el aprendizaje ha sido largo. Al principio cometimos errores. La entrada fue el año 2000 o 2001 y tomamos malas decisiones, metimos a unos socios inadecuados y después tuvimos que comprarles. Pero bueno, ensayo y error. En las últimas empresas en que hemos entrado, hemos tomado el 100%. Ahora tenemos un buen equipo en Brasil, de 5.500 empleados, y nos está yendo bien.

-¿Y aprendió a hablar portugués?
-No, portuñol. Fui educando el oído y hablo un portuñol razonable.

-¿Ha pensado en irse a vivir a Brasil?
-Sí, lo pensamos alguna vez. Habíamos pensado comprar un departamento allá en Sao Paulo o una casa y pasar un tiempo allá y un tiempo acá, pero después se enfermó mi mujer y decidimos quedarnos aquí. Eso fue en 2004, cuando empezó a ser más grande la operación de Brasil y me di cuenta de que íbamos a tener que dedicarle mucho tiempo, pero lo descartamos.

-¿Cómo ve el mercado brasileño?
-Brasil ha logrado una estabilidad mayor que la que tenía antes. Cuando entramos el 2000 todo era más inestable. En los últimos años la economía brasileña ha estado creciendo bien, con estabilidad; es posible planificar a largo plazo.

-¿Han tenido alguna experiencia más compleja en esto de la integración?
-Yo diría que sí. El desafío mayor para los chilenos es lograr una buena integración con Perú. Nuestro tamaño en Perú es pequeño y la razón de lo difícil que es Perú es que sigue muy presente el hecho que tuvimos una guerra, la Guerra del Pacífico, y que la ganó Chile. Y Chile fue relativamente duro y abusivo cuando invadió. Ese es un obstáculo que hace más difícil la integración humana entre chilenos y peruanos. Creo que hay una historia que no se ha olvidado y que está presente.

Apple a la venta

A Navarro le gusta la velocidad. Habla rápido, camina rápido y reconoce que maneja muy rápido. Por eso, le gustaría que las cosas en sus empresas marcharan al mismo tiempo. Eso le pasa, por ejemplo, con el proceso de integración con Quintec. “Estamos mejorando los márgenes de Quintec, pero no a la velocidad que a mí me gustaría. Estoy apurado, me gustaría ir más rápidamente dejando todo resuelto, decir desde ya quién va a quedar a cargo de los data center. Y hemos tratado de que Sonda no se coma a Quintec, sino que si Quintec tiene algo mejor que lo de Sonda, que se centre ese servicio allá, y al revés”, afirma.

-Con la compra de Quintec heredaron también la representación de Apple. ¿Cómo ha sido eso?
-Es un negocio en el cual Sonda no está en ninguna parte, es algo más retail, de venta a público, que nos es absolutamente ajeno. Nosotros tuvimos en algún minuto un negocio de retail, Tecnópolis, que vendimos en 2000. Por un tiempo fue un buen negocio, pero después entraron las grandes tiendas, y ahí quedó.

-Entonces…
-El negocio de Apple Center nos llegó en un buen momento, porque Apple es una de las empresas que más vale en el mundo, estos iPad e iPhones se venden mucho, pero están fuera de las cosas que nosotros sabemos hacer. En Sonda no tenemos conocimiento ni experiencia fuerte en el retail. No nos ha costado entrar y hemos llegado a aprender, pero no les hemos aportado nada nuevo a ellos. Personalmente creo que a la larga lo vamos a vender, porque el retail no está dentro de la vocación de Sonda. Ahora tenemos 11 tiendas en todo Chile y el proyecto es llegar a 12, porque falta abrir en Costanera Center.

-¿Hay interesados?
– Sí, pero en el corto plazo no vamos a hacer nada. Todavía estamos aprendiendo, pero escapa del modelo de negocio de Sonda. Me encanta Apple. Voy todos los fines de semana a la tienda. Tengo un iPad y lo uso harto. Estoy esperando que llegue el nuevo para cambiarlo. Y nos hemos ido encariñando más, porque el plan original, la verdad, era vender al tiro. Pero después vino la muerte de Steve Jobs y llegó la parte más emotiva y decidimos no hacerlo. Es un negocio rentable, pero no mucho. No tiene los mismos márgenes Ebitda que tiene Sonda.

-¿Se siente algo así como el Steve Jobs chileno?
-Mmmm, fui uno de los primeros en entrar en este negocio en Chile, incluso antes de él, porque soy más viejo que lo que él era. Pero Steve Jobs era un personaje único, con un carácter bien especial, pero al mismo tiempo era un genio. Yo no soy un genio, esa es la diferencia. Él, por ser genial, se permitía ser bien extraño, de mal carácter, pero todo el mundo le perdonaba esas cosas en función de su genialidad. Yo siento que soy el más viejo o el más antiguo en este negocio.

El futuro de Sonda

-Este año están terminando el plan de inversiones de los últimos tres años, ¿Hacia dónde apuntarán los dardos en los próximos años?
-Si yo tuviera que decidirlo hoy, miraría mucho más hacia Asia que a Europa y Estados Unidos. Europa no está pasando por un buen momento, hay gente que dice que justamente porque está en problemas se pueden comprar cosas baratas. Pero a mí personalmente me resulta más atractivo mirar hacia Australia y Asia. Nosotros apuntamos siempre a mercados que están creciendo, y Asia está creciendo más que el primer mundo.

-Y pensando a más largo plazo, ¿cómo ve a Sonda en diez o quince años?
-Me gustaría que ciertas cosas permanecieran y ciertas cosas cambiaran. Que se mantenga firme en los valores que han sido los fundamentos de nuestro trabajo. Esta es una empresa bastante valórica, cultivamos las relaciones humanas sanas… Y me encantaría que en 15 años Sonda estuviera en todo el mundo, en Europa, en Estados Unidos. Estamos tratando de ir creciendo en el número de países donde tenemos negocios.

-¿Le gustaría entrar en un nuevo segmento, entrar en otro nicho?
-Los productos y servicios que tiene Sonda hoy sólo están enfocados a la gran empresa. A los gobiernos, a los municipios… me gustaría que se desarrollara un área en Sonda que llegue a las personas directamente, que sea más retail. Pensando que la tecnología avanza para que todos anden con sus computadores en el bolsillo, buscar aplicaciones que podamos vender masivamente.

-¿Pero eso no es contradictorio con el plan de vender Apple Store?
-Es que esto sería retail de servicios. Nosotros no sabemos vender en tiendas. Esto sería por la red, pero llegando a las personas directamente. Hoy Sonda vende entre 1.300 y 1.400 millones de dólares, pero en total debemos tener 200 clientes o 300, no son más. No tenemos nada que llegue directamente al público. Indirectamente sí llegamos, porque hicimos el sistema del AFT para el Transantiago con la tarjeta Bip que usa todo el mundo, pero no tenemos cosas que se vendan directamente, y eso me gustaría aplicar.

“Si tuviera una idea me iría a Silicon Valley”
-¿Por qué cree que en Chile no existen un Mark Zuckerberg o un Google?
-Lo que pasa es que un start up en Chile, que es un país de 16 millones de habitantes, siempre va a ser pequeño. En Estados Unidos una empresa que nace inmediatamente puede ser grande, porque son 200 millones de personas con lucas. Estados Unidos además tiene una tremenda ventaja: las universidades son muy buenas. Mucha gente top, muy inteligente, de todo el mundo, hace sus postgrados allá. Y un porcentaje se queda en Estados Unidos. La importación de cerebros es salvaje.

-¿Cree que es posible que en Chile se pueda replicar un pequeño Silicon Valley?
-Sí, a la larga. Pero si tuviera una idea y quisiera desarrollarla en este momento, me iría a Silicon Valley. Es más rápido salir en Estados Unidos que acá, por el tamaño del mercado.

-¿Es muy difícil conseguir financiamiento para nuevos proyectos en Chile?
-No. Si tienes una buena idea en Chile siempre hay lucas. Hay mucho capital disponible. De hecho, Sonda nació así.

 

Los otros negocios
-¿Ya lograron los números azules con la AFP Modelo?
-Sí, partimos bien el año. Terminamos el 2011 con todas las inversiones y todo el flujo negativo y de ahora en adelante deberíamos andar azules. Pero además, partimos operando con cero falta, nunca tuvimos una multa. Estoy contento con esta inversión, me encanta.

-Está bien movido el mercado de las AFP…dicen que hay varios mirando con interés…
-Hay alguien que anda comprando… Siempre algunos amigos me dicen véndeme una parte, pero las acciones de Modelo no se venden.

-Hace varios años tiene acciones de Santa Rita, ¿está interesado en aumentar su porcentaje?
-Yo tengo un 13,5% de Santa Rita y estoy contento con eso. Me encanta la viña, los campos que tiene, el parque, los vinos que tiene y creo que tiene un potencial enorme. Y pretendo ahora incorporarme formalmente al directorio de la viña a partir del próximo mes y que se haga realidad este potencial.

-¿Cómo va a quedar Sonda en el Transantiago?
-Sé que el ministerio está negociando con el AFT. Yo no soy parte de esa negociación. Tenemos el 9,5% de las acciones del AFT, pero no estamos en el directorio. Y, por lo que nos han dicho, cuando termine esa negociación van a negociar con nosotros, para que en vez de prestarles el servicio a través del AFT podamos prestarlo directamente.