Un crítico discurso a la actual falta de consensos en el país realizó anoche el presidente de la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa), Hermann von Mühlenbrock, en la cena anual de la Industria realizada en CasaPiedra. A diferencia del año pasado, su postura fue más allá de la ya manifiesta reprobación de gran parte de […]

  • 22 octubre, 2015

2201510

Un crítico discurso a la actual falta de consensos en el país realizó anoche el presidente de la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa), Hermann von Mühlenbrock, en la cena anual de la Industria realizada en CasaPiedra.

A diferencia del año pasado, su postura fue más allá de la ya manifiesta reprobación de gran parte de los privados al curso de las reformas impulsadas por esta administración, e incluyó un cuestionamiento a la manera en que el gobierno está afrontando los desafíos relacionados con el desarrollo y el crecimiento.

Von Mühlenbrock partió desmenuzando los grandes retos que en su opinión enfrenta el país y cómo deberían ser abordados: caminar hacia el desarrollo sin tensionar a los actores sociales; avanzar valorando los pilares que permitieron alcanzar el desarrollo actual; y construir una visión de sociedad moderna sumando a la ciudadanía dándole estabilidad al nuevo escenario. Según el dirigente, estos tres puntos solo se pueden lograr con un clima de acuerdos.

“En este desafío de crecer con sentido, los empresarios no esperamos ser la única contraparte. Pero tampoco creemos justo no ser debidamente escuchados en la discusión que involucra cambios que son relevantes para el país”, dijo ante autoridades, ejecutivos y empresarios.

“El crecimiento es la principal fuente de superación de la pobreza. Es el principal motor para que las personas encuentren mejores empleos y mayor bienestar”, reforzó.

“Inédita” ausencia

Von Mühlenbrock dejó en claro cual seguirá siendo la postura del empresariado a la hora de encauzar al país hacia el desarrollo. “No bajaremos los brazos en nuestro empeño por seguir contribuyendo en la búsqueda de un diálogo efectivo”, advirtió.

La frase, que pudo sonar de buena crianza, cobró fuerza en el contexto en que se desarrolló la cita, la que estuvo marcada por la ausencia de la presidenta Bachelet, quien se excusó debido a la visita que realizó a la Región de Aysén.

“Lamentamos que la Presidenta, de forma inédita, no esté con nosotros esta noche, ya que era una gran oportunidad para que ella planteara, a miles de empresarios, gremios y representantes de empresas de todos los tamaños y de todas las regiones del país, sus ideas y su visión de la situación actual y futura que enfrentamos”, expresó despertando los únicos aplausos que se escucharon durante su alocución.

Revise el artículo completo en Diario Financiero.