Es abogado y empresario, pero antes que nada, un player en la bolsa desde hace más de 50 años. Desde esa posición, el controlador de Ecsa Inmobiliaria dispara contra la plaza local que, a su juicio, no se ha adaptado a los nuevos tiempos: “Igual que en la política, se necesita gente mucho más joven que yo y que los señores que están sentados en el directorio de la bolsa”. Por Carla Sanchez M.; fotos, Verónica Ortiz.

 

  • 5 abril, 2011

 

Es abogado y empresario, pero antes que nada, un player en la bolsa desde hace más de 50 años. Desde esa posición, el controlador de Ecsa Inmobiliaria dispara contra la plaza local que, a su juicio, no se ha adaptado a los nuevos tiempos: “Igual que en la política, se necesita gente mucho más joven que yo y que los señores que están sentados en el directorio de la bolsa”. Por Carla Sanchez M.; fotos, Verónica Ortiz.

 

Por las mañanas trabaja en su oficina de abogados en el centro de Santiago. En las tardes se traslada a sus cuarteles de Ecsa Inmobiliaria, sociedad que comparte con Sergio de Castro y que hoy está empeñada en relanzar Chamisero, un proyecto inmobiliario de más de 500 hectáreas, urbanas en Chicureo.

“Ando en muchas cosas al mismo tiempo”, confiesa Sergio Reiss. Y este verano ha sido particularmente intenso. Aumentó al 53,5% su participación en Ecsa tras comprar la parte de Juan Carlos Latorre y adquirió el 100% de Viña Rosario a Santa Ema, su socio por más de 30 años. Una movida que se suma a Agroindustrias Quilaco, fundo en el que tiene plantadas 220 hectáreas de uva de mesa.

¿Por qué no dejar la pega de abogado para abocarse sólo a sus negocios? “Eso, nunca. Manejar asuntos comerciales y financieros me mantiene vigente”, responde categórico. A Reiss le gusta estar en todas. Sobre todo en la bolsa, una cancha en la que practica hace más de 50 años, siempre en el puesto de accionista minoritario. De hecho, es la persona natural con más títulos de LAN (tiene un 1,5% de la empresa). A ello suma el 3% de Pesquera Itata, entre otras inversiones.

-Usted ha sido un player en la bolsa por más de 50 años, ¿cómo ve a la plaza local?

-La bolsa chilena no se ha adaptado a los nuevos tiempos, tiene un directorio no ejecutivo formado por presidentes de bancos y otras empresas, gente de gran valía intelectual, pero cuyo negocio no es la bolsa, por lo que nadie está muy interesado en ella.

-¿Considera que está desatendida o mal atendida?

-La bolsa está anquilosada. Igual que en la política, se necesita gente mucho más joven que yo y que los señores que están sentados en el directorio de la bolsa.

-¿Cómo se explica que, como este verano, muchos febreros las acciones caigan y que en marzo, con la vuelta a clases, suban? ¿Hay algún manejo por parte de algunos actores?

-No es así. Si usted toma una estadística de los últimos 40 años, muchos febreros han sido excelentes. Hay varios corredores que le echan la culpa a ese mes porque la gente está en la playa. Eso es mentira, usted puede operar desde Shanghai, si quiere. Si hay algún negocio bueno, usted lo va a hacer en cualquier momento. Eso de que la gente está de vacaciones y que no la pueden llamar no es excusa. Además hay otros actores, como las AFP o las compañías de seguros, que no salen de vacaciones, precisamente.

-¿Considera que está cara la bolsa en Chile?

-No. Creo que fue muy desafortunada, y lo he planteado en diversas cartas, la intervención del Banco Central al calificar que la bolsa chilena estaba cara a fines del año pasado. Un asunto que no era de su ingerencia. Eso causó un enorme perjuicio porque, obviamente, si usted es un inversionista extranjero y el instituto emisor de Chile plantea que la bolsa está cara, dice bueno, me salgo de Chile y no pregunto más.

-En otra de sus cartas -fechada el 20 de marzo pasado- plantea que como acto de nobleza el Banco Central ahora debería decir que, a lo menos, está “atractiva” en estos niveles. Pero no es la pega del Central decir si la bolsa está cara o barata.

-No es la pega, pero yo dije que lo debía decir como acto de nobleza, porque el día de de mi carta había caído 15% y era la bolsa más débil del mundo. Cómo será que, a la fecha, la bolsa chilena ha caído más que el Nikkei. ¿Cómo puede ser que en un país en que hubo terremoto y un tsunami de esa magnitud, más un desastre nuclear, la bolsa haya caído menos que la chilena?

-Porque a los japoneses no les entran balas, son resilientes…

-No sé, pero es algo que no logro explicarme. La bolsa chilena, además, en lo que yo tengo recuerdos de los últimos 40 años, siempre ha sido más cara que las del resto de Latinoamérica, y eso tiene una razón muy lógica: que Chile siempre ha tenido una institucionalidad jurídica y económica muy superior a las de todos nuestros vecinos. Es de toda lógica, entonces, que en un país donde se respetan los contratos y donde el Estado no hace zancadillas a los inversionistas extranjeros el costo sea mayor.

-¿Por qué ha caído entonces? ¿Por falta de confianza?

-Yo creo que se sumaron factores. Partió por eso, después tuvimos el alza en las tasas de interés, también ocurrieron la guerra en Libia y el aumento en el precio del petróleo.

-Chile es un mercado muy concentrado, hay poca liquidez y se da el fenómeno de que muy pocos actores pueden bajar los precios… ¿Cómo es ser accionista minoritario en Chile?

-Los minoritarios en Chile no tienen mucha protección. El poco resguardo que tienen ha surgido como consecuencia de la regulación que se realizó a favor de las AFP, que creo ha servido para que la Superintendencia de AFP esté vigilante con respecto a muchas conductas que en la bolsa no han sido adecuadas.

-¿Como la información privilegiada?

-En Chile, lamentablemente, hay un uso de información privilegiada que nunca ha sido penalizado, ni tampoco ha habido autorregulación suficiente por parte de la Bolsa de Comercio de Santiago para impedir que se produzca este tipo de abusos.

-Pero la información privilegiada es difícil de acreditar. ¿Cómo podría hacerlo?

-Es difícil de comprobar, pero puedes ver conductas que hacen presumir ese tipo de situaciones. Por ejemplo, cuando una acción empieza a subir sin que haya razones explicables o específicas. O que empiece a bajar y que al cabo de 30 días se produzca una noticia de venta o de compra.

-Usted plantea que este 2011 se puede dar la paradoja de ser el mejor año de crecimiento económico del siglo, pero el peor bursátil. ¿Cómo se explica entonces que empresas como Camanchaca, Agrosuper o Cruz Blanca quieran abrirse a la bolsa?

-Algunas empresas se equivocan con salir este año a la bolsa.

-¿Cuáles?

-No voy a entrar en detalles, pero hay como 10 que van a abrirse. Yo les recomendaría que hicieran un sorteo para ver quién sale este año y quién el próximo, porque no creo que vaya a haber tanto interés para que salgan cada una a colocar 300 o 400 millones de dólares. Independientemente de estos argumentos, no es menos cierto que la plaza local creció el año pasado un 40%, y es muy difícil que se repita otro 20%. Si la bolsa chilena termina empatada, creciendo un 5% o un 10%, sería fantástico.

-Si usted estuviera líquido, ¿que papeles compraría?

-Me gusta el retail.

-¿Qué acciones podrían darnos una sorpresa este año?

-Las salmoneras, como Multifoods o Invermar, que estuvieron muy mal en años anteriores.

-¿Qué tan atractivo sería que las mineras junior pudieran abrirse a la Bolsa, como ocurre en Canadá?

-Esa es una de las cosas que esta faltando en Chile. No puede ser que el país más minero de Latinoamérica, mucho más que Perú, no tenga ninguna empresa abierta, aparte de Pucobre. En la bolsa peruana, ¡el 80% de las acciones son mineras!

-¿Ve algún elemento negativo en la fusión de la bolsa peruana, colombiana y chilena?

-No, nada. Al contrario. Si habla con un extranjero y le pregunta por qué no invierte más en Chile, le dirá que por el “floating”. Una bolsa como la chilena, que transa 150 a 200 millones de dólares diarios, no tiene nada que hacer con una brasilera que transa 4 mil. Hay que poner atención al porqué de este descalce o falta de correlación entre la bolsa chilena y las demás bolsas del continente, sobre todo la estadounidense. De alguna manera se ha generado cierta desconfianza en el mercado chileno, y eso es difícil de recuperar.

-¿Por qué tanta desconfianza?

-Porque hay falta de liquidez, las autoridades intervienen cuando no tiene que hacerlo, hay muchísimas empresas que quieren salir a la bolsa, entonces la gente piensa que no va a haber plata para comprar acciones y prefieren no invertir. Por ejemplo, el Banco de Chile planea un aumento de capital por 500 millones de dólares, ¿de adónde tantas lucas? (risas).

Fusión LAN-TAM: "La paralización fue una tinterillada"
-En su calidad de accionista minoritario de LAN, ¿cómo analiza los tropiezos que ha sufrido la fusión?

-Son traspiés. Yo creo que a la larga la fusión se va a producir. Soy bastante crítico de la forma en que se hizo, por parte del TDLC, la paralización del procedimiento. La presentación que formuló Conadecus, el 31 de enero en la tarde, se hizo el día antes de que empezara el feriado judicial, lo que constituye una típica maniobra que se usa a veces en los juzgados, una “tinterillada”.

-Pero ese no es único traspié. Ahora, Pal Airlines demandó a LAN por abuso de posición monopólica…

-Sí claro, por la ruta de Santiago-Córdoba. Ellos también están ejerciendo un legítimo derecho de objetar y tratar de lograr alguna ventaja que les permita que esa ruta se les mitigue y así obtengan mayores oportunidades. Eso no me causa ningún problema. Pienso que todo el mundo tiene derecho a oponerse a la fusión, pero otra cosa es que se hagan bien las cosas. LAN tuvo la política más sana de decirle al tribunal vamos a cooperar y facilitarle todo lo que necesite. Y no me estoy poniendo anteojeras ni la camiseta. Si hubiera algo incorrecto yo estaría dispuesto a criticarlo de igual forma. Hay que ver siempre el fondo, veamos cómo está LAN: todos los trimestres ha ido mejorando sus resultados, su eficiencia, es una de las empresas líderes del mundo en materia de aviación y en capitalización bursátil, un ejemplo para toda Sudamérica.